Escucha esta nota aquí

Los humanos somos sociales por naturaleza, es por ello que no dejamos pasar ninguna oportunidad para expresarnos. En el mundo de la cocina existe un lenguaje que, aunque es universal, no es muy conocido o puesto en práctica: el de los cubiertos.

Como cualquier lenguaje, si se utiliza mal puede significar una cosa diferente a lo que se pretende transmitir. Por ello, para evitar futuros malentendidos, a continuación, te vamos a explicar las posiciones básicas.

1. PAUSA
Para indicar que aún no se ha terminado de comer se debe dejar los cubiertos encima del plato, formando un ángulo de 90 grados y sin tocar el mantel con los mangos.

2. TERMINADO
Los cubiertos se dejan juntos, perpendicularmente a la mesa, con el mango en la parte inferior y sin tocar el mantel. Se aceptan dos posiciones: horizontal y vertical. Con este gesto indicas que no quieres comer más.

3. NO ME GUSTÓ
Deja los cubiertos en la misma posición que “pausa”, pero metiendo la punta del cuchillo entre los dientes del tenedor. Esto no es un gesto descortés, ya que solo estás dando tu opinión sobre la comida. Otra posición para lo mismo es cruzar los cubiertos en medio del plato formando una “x”.

4. SIGUIENTE PLATO
Con este gesto indicas que estás preparado para la siguiente comida. Los cubiertos se cruzan en medio del plato formando una cruz. El camarero procederá a retirarlo, aún si quedan restos.

5. ME ENCANTÓ
Si te ha encantado el plato y quieres dejárselo saber al camarero, debes poner los cubiertos en paralelo entre ellos y con respecto al
borde de la mesa. El mango tiene que apuntar
hacia la izquierda.

Comentarios