Escucha esta nota aquí

Suman las renuncias. La destitución de Óscar Ortiz como ministro de Economía y Finanzas Públicas desata una ola de alejamientos en el órgano Ejecutivo. Hasta el momento los titulares de Trabajo, Óscar Mercado, y de Desarrollo Productivo, José Martínez, presentaron su dimisión irrevocable.

Sin embargo, se anticipa que en el transcurso de las siguientes horas asumirán similar medida más colaboradores de la presidenta Jeanine Áñez, además de mandos medios (viceministros) y directores de algunas otras instancias.

Las abdicaciones son producto de dos factores, el primero las diferencias profundas en asuntos de Estado, como la devolución de las acciones de Elfec, que son consideradas como una "privatización" por algunas voces; y el segundo, problemas duros entre parte del Gabinete con el entorno más cercano de la mandataria, compuesto por algunos ministros.

Fue el propio Ortiz quien admitió desavenencias con el titular de Gobierno, Arturo Murillo. Lo mismo pasó con el procurador José María Cabrera, que cesó en sus funciones a pedido expreso de Murillo a la presidenta.

Al respecto, desde el MAS, la mandamás del senado, Eva Copa, consideró que “el Gobierno transitorio de Áñez se cae a pedazos”, atribuyendo las renuncias a “peleas internas, intereses económicos particulares y la corrupción”, aspectos que, a su juicio, “destruyen una estabilidad económica, política y social de 14 años”.

En medio de esta coyuntura, Iván Arias, ministro de Obras Públicas, adelantó que para mañana está prevista una reunión de Gabinete, que debe analizar las nuevas medidas de posconfinamiento en medio de la pandemia del Covid-19.