Escucha esta nota aquí

Nadie esperaba que fuese él, es más, muchos no lo reconocieron porque la mayor parte del tiempo usaba barbijo. Y era nada menos que Brad Pitt, el ganador de premios Óscar y Globos de Oro, una de las mayores estrellas de Hollywood, que dejó la comodidad de su mansión y estaba repartiendo comida a la gente necesitada, en el centro de Los Ángeles. 

Pitt, que es conocido en el ambiente artístico por involucrarse en las necesidades de la sociedad, fue uno de los benefactores de la reconstrucción de casas que destruyó el huracán Katrina en Nueva Orleans.

Sin avisar y de manera sorpresiva llega a lugares donde viven personas de escasos recursos y reparte alimentos, ropa y medicinas. Las entrega personalmente y se fija de que lo que dona llega realmente a las manos de quienes más lo necesitan.



Fue así que apareció manejando un camión cargado con alimentos no perecederos y ropa. Paró en un estacionamiento y sus amigos llamaron a la gente, para que, con barbijos y haciendo fila, reciban su donación.

Brad se bajó del camión vistiendo unos jeans desgastados, polera blanca, camisa a cuadros y zapatillas. Llevaba barbijo, guantes de trabajo, gorra y gafas que después se quitó. Él bajaba las cajas, las cargaba y las llevaba para que luego sean repartidas.

En un instante conectó su celular a un parlante y puso música con volumen alto. En algunos momentos bailaba, además de bromear con la gente que estaba cerca de él, contó uno de los asistentes al diario Daily Mail.



Dicen que solo hizo una pausa para almorzar un revuelto de huevos con puré de papas, que compró en un almacén cercano, informó el diario El País.

Brad Pitt, de 56 años, no está pasando por buenos momentos en su vida privada. Su mediático divorcio de Angelina Jolie y sobre todo, la lucha para que lo dejen ver a su hijos, le causa muchos problemas emocionales. 



También terminó su romance con la modelo Nicole Poturalski. Se lo ha relacionado con varias famosas, pero solo han sido especulaciones porque no se ha confirmado nada.