Escucha esta nota aquí

Faltaban unos minutos para llegar al mediodía cuando el cielo comenzó a volverse oscuro. San Ignacio de Velasco, San Javier, San Matías y San Rafael fueron los primeros en sufrir los vientos huracanados y las intensas lluvias que, por momentos, asustaron a los pobladores. Un par de horas después, los negros nubarrones se hacían presente en El Torno, Cotoca y otras zonas del área urbana de la capital cruceña.

Luego de una granizada, cayó una torrencial lluvia con tormenta eléctrica. Para muchos, esta fue una precipitación bendecida, pues trajo algo de frescor al ambiente, momentos en que la población cruceña soporta una ola de calor, con temperaturas que superan los 33 grados y que, en algunas zonas del departamento llega a cerca de 40 grados.

Un fuerte temporal arreció en San Ignacio de Velasco y provocó la caída de árboles, tanto en el área urbana como en zonas más alejadas. Los vientos huracanados acompañados de una intensa lluvia alarmó a los vivientes.




Los fuertes vientos desprendieron las calaminas que servían como techo en algunas viviendas de San Ignacio de Velasco/Foto: Carlos Quinquiví

Las autoridades realizarán un levantamiento de los daños ocasionados por la tormenta. En la plaza principal se observaron diversos árboles ornamentales caídos. El ventarrón también afectó a viviendas y construcciones, pues cayeron bardas y algunos vecinos reportaron desprendimientos de calaminas en los techos de sus casas.

San Ignacio amaneció con cielo despejado. Durante gran parte de la mañana, el sol abrasador acompañó las actividades cotidianas hasta que minutos antes del mediodía cambió el panorama, la tormenta y los vientos huracanados se hicieron sentir por unos 10 minutos. Se estima que los vientos alcanzaron velocidad de 100 kilómetros por hora. La barda del Hostal Jenecherú también fue derribada por los fuertes vientos.

San Rafael también sintió los embates del clima. En las rutas secundarias que unen las comunidades y permiten al acceso a Brasil también se reportaron árboles caídos que interrumpían el tránsito de vehículos, como se evidencia en el video.


A su vez, San Matías sintió algo parecido por los vientos huracanados. Lo que parecía ser un simple aguacero, se transformó en una tormenta con fuertes vientos que prácticamente removieron algunas estructuras de calamina y provocaron la caída de árboles y de bardas. El cableado eléctrico resultó afectado.

Las lluvias también afectaron a otras regiones del departamento. En El Torno se registró una intensa granizada que, por instantes, impidió la adecuada visibilidad a motorizados y transeúntes.

En la capital cruceña, la lluvia se sintió de manera sectorial. En la zona de la Pampa de la Isla, el Plan Tres Mil y la Villa Primero de Mayo se registró una intensa lluvia. Los vecinos también lograron tomar fotografías de los granizos que cayeron antes de que empezara la lluvia y las compartieron en sus redes sociales.




Granizos caídos en la capital cruceña

 Mientras, en otras partes de la ciudad se escucharon truenos y se percibía un viento frío, aunque, al momento de redactar la nota, no se registraron lluvias.

El viento destruyó la carpa de un circo que se encontraba en San Ignacio. /Foto: Carlos Quinquiví

Este es uno de los árboles que derribó el ventarrón en San Javier/Foto: Magno Cornelio




Comentarios