Escucha esta nota aquí

Por: Eduardo Ruilowa

Hace casi tres años que se iniciaron los trabajos para que los Buses de Transporte Rápido (BRT, por sus siglas en inglés) se hagan una realidad en la capital cruceña: un proyecto ambicioso y cuestionado, que se ejecutó en obra, pero todavía fue puesto en marcha. Dos urbanistas, en entrevista con el programa 'Influyentes’, de EL DEBER Radio, consideran que, si el proyecto es implementado en su totalidad, podría ser la solución para el transporte urbano en la ciudad.

El arquitecto y escritor del libro 'Transporte sin rumbos’, Ernesto Urzagasti, afirma que el “gran error” en la construcción del BRT fue empezar por el tramo del primer anillo. Sin embargo, afirma que el BRT es el sistema de transporte adecuado para Santa Cruz, por lo que la discusión del tramo del primer anillo podría seguir en paralelo mientras se implementan los nuevos corredores.

“Si este tramo tiene problemas de diseño, observaciones, sobreprecio, puede quedar en discusión en paralelo. La ciudad necesita un sistema de transporte masivo. Me parece un contrasentido que la Alcaldía haya convocado a una serie de mesas técnicas durante varias semanas y ahora resulta que dicen que el BRT no va, cuando el BRT no es solo el primer anillo, es un sistema integral que va a ayudar a la ciudad a mejorar. La polémica del primer anillo podría seguir en paralelo, pero no podemos seguir dándonos el lujo de perder tiempo y recursos. En  mayo se va a cumplir un año de la gestión de la nueva Alcaldía y no se ha hecho absolutamente nada”, dijo Urzagasti.

Para que se logre implementar el proyecto, Urzagasti cree que lo que se necesita es voluntad política y dialogar con los empresarios del transporte para que acepten la modernización. Además, para lograr que la gran cantidad de líneas de buses y trufis, que circulan por el primer anillo, puedan salir del centro para ser trasladados a los barrios.

Asimismo, considera un error haber empezado de “atrás para adelante”, cuando los tramos más importantes son los que conectarán a la ciudad de norte a sur.

“El efecto más importante serán los tramos que cruzan la ciudad de norte a sur o de este a oeste. Una de las grandes virtudes del sistema BRT es tener un tramo de origen y destino que una los sectores más largos del tramo urbano. Eso le va a cambiar la vida al ciudadano”, señaló.

Por su parte, el arquitecto Álvaro Mier indicó que, según los estudios del JICA, se contempla la construcción de 13 corredores en toda la ciudad, de los cuales cuatro se deben priorizar: primer anillo, segundo anillo, tramo norte-sur y la ruta este-oeste. Afirma que, si estos logran implementarse, la ciudad sentirá las mejoras en el transporte.

“El caso es que solo tenemos el primero de los cuatro priorizados de los 13 que serán en total. Este sistema no se verá cómo funciona mientras no estén por lo menos los cuatro corredores priorizados. Y el problema es que la población habla mal y ni siquiera lo ha visto funcionar, porque para funcionar tienen que salir las otras líneas de micros y los del centro. Es un gran sistema que contempla estaciones de embarque, rutas exclusivas, alimentadores, corredores, etc., es un sistema que cuando empiece a funcionar bien, el ciudadano entenderá de qué se trata”, puntualizó.

Enfatizó que es responsabilidad de la Alcaldía Municipal que este proyecto se ponga en marcha y de una vez pueda dar una solución al caos vehicular que se vive en la ciudad.

“El alcalde tiene una posibilidad de pasar a la historia como quien posibilitó que se deje funcionar lo que ya está hecho y se implemente los siguientes corredores y que lleve a Santa Cruz a la modernidad con un sistema de transporte público masivo”, agregó Mier.

La entrevista:


Comentarios