Escucha esta nota aquí

Juan Pablo Cahuana, corresponsal

Después de que la Policía encontrara restos óseos en una fosa en la localidad de San Miguelito, jurisdicción del municipio de San Matías, los familiares de cuatro personas desaparecidas en la zona acudieron al lugar para comprobar si estos correspondían a sus allegados desaparecidos. Y así fue.

En medio de llantos y gritos, los familiares de Yerson Tapeosi Pereira (22) y de Roberto Chué (21), ambos jóvenes matieños de los barrios Copacabana y la comunidad San Joaquín, exigieron justicia para esclarecer su muerte.


Todavía está pendiente encontrar a otras dos personas desaparecidas a fines de junio. Se trata de los primos Daniel (18) y Luciano Mendoza (24), vecinos de la comunidad Las Petas

Sus familiares también llegaron hasta el hospital municipal de San Matías, pero los restos no correspondían a los mencionados.




Pobladores fueron hasta la Policía para exigir justicia. Foto: Juan Pablo Cahuana

Entretanto, en los operativos realizados por la Policía se detuvo a cuatro personas con fines investigativos, entre ello Rubinho da Costa, de nacionalidad brasileña, quien era encargado de llevar a trabajar a estos jóvenes.


Además, se sospecha que un ciudadano brasileño, cuyo alias es 'el paraguayo', también esté implicado en la desaparición de los jóvenes. Se cree que el extranjero se esconde en el área silvestre del Pantanal boliviano.

Una caravana de motocicletas y allegados a los fallecidos llegaron hasta la estación policial de San Matías, exigiendo justicia para los jóvenes, cuyos restos óseos serían enterrados en las próximas horas.

Según las primeras autopsias, los cuerpos presentaban lesiones en el cráneo, provocadas con arma blanca.