Escucha esta nota aquí


Virgilio Prieto, exdirector nacional de Epidemiología, expresó su  preocupación por lo que pueda suceder  en los meses venideros debido a las aglomeraciones de personas durante las fiestas de fin año, que pueden dar lugar a un rebrote del Covid-19 y que, incluso, se replique lo que está sucediendo en países de Europa, que están siendo golpeados por una segunda oleada de la enfermedad. 

"A mí realmente me preocupa y me aterra la situación de pensar lo que se viene, pensando en las fiestas navideñas, donde para estas fechas las aglomeraciones no son como las que hemos tenido en las elecciones, que fueron concretas, porque para la Navidad habrá aglomeraciones grandes en todas las ciudades y en todos los mercados, y esto realmente nos va a poner en un peligro grave", manifestó Prieto este sábado, durante una entrevista en el programa ¡Qué Semana!, de EL DEBER Radio.

El epidemiólogo recomendó no descuidar los controles en los centros de abastecimientos, que concentran una gran cantidad de gente y está comprobado que pueden ser una fuente de propagación del virus. 

Prieto recordó que un estudio realizado por la Universidad Autónoma Gabriel René Moreno (Uagrm) durante la cuarentena rígida demostró que las madres de familia y los comerciantes estaban entre los grupos que más se afectaban por el coronavirus, mientras que un segundo estudio más específico se concluyó que los mercados eran una fuente de infección; sin embargo, destacó que gracias al trabajo de control, realizado por la comuna, se logró controlar el contagio en estos lugares. 

"Aquella vez hablamos con la alcaldesa (Angélica Sosa) y se trabajó mucho en el control de mercados y se tiene que seguir el trabajo" porque son lugares de alta concentración de personas y en epidemias anteriores también fueron un foco de infección, como ocurrió en la epidemia del cólera (1991), señaló la exautoridad. 

Prieto considera que la desescalada de casos ha llevado a una falsa sensación de seguridad, lo que en  las últimas semanas ha dado lugar a un aumento paulatino de casos y, por ello, las autoridades temen que se dé un rebrote.