Escucha esta nota aquí

El departamento de Santa Cruz celebra el aniversario de su gesta libertaria y es coherente con el calificativo que se le ha puesto en Bolivia: la locomotora económica del país.

Una revisión de indicadores permite concluir que este departamento es el que más aporta al PIB, el que mejor desarrollo humano ostenta, el que recibe más migración, el que tiene menos pobreza, entre otros.

Su aporte al Producto Interno Bruto es del 29%; es decir, un tercio si se considera la cifra a escala nacional.

Hoy el departamento celebra sus 210 años de la gesta libertaria, en un panorama distinto a otros años: en medio de una crisis de salud por el coronavirus que también derivó en una crisis económica. Sin embargo, líderes de diversos sectores ven que el departamento mantiene su vocación pujante, lo que le permitirá liderar la reactivación económica del país.

Actualmente, Santa Cruz se consolida como la región que concentra la mayor población del país, con 3.370.059 de personas, lo que significa que un tercio del país se ha mudado a este departamento. A pesar de la mayor densidad poblacional, Santa Cruz tiene los mejores índices de desarrollo humano.

El departamento, incluso, en medio de la pandemia, no ha dejado de ser el que más crece en lo económico. Un informe del Instituto Nacional de Estadística (INE) da cuenta que, de enero a agosto de la presente gestión, las exportaciones de productos como: gas natural, derivados de la soya, derivados del girasol, azúcar, entre otros, alcanzaron los $us 1.301 millones, el mayor aporte al país, seguido de Potosí con $us 801,3 millones, este último por minerales como zinc, plata y plomo.

Según datos del INE, hasta 2019 el departamento Santa Cruz es uno de los que tiene menos incidencia de pobreza: del total de su población, el 25,8 % tiene ingreso que están en la línea de pobreza; le sigue Pando, que, del total de su población, el 31% es considerado pobre. En el otro extremo está Chuquisaca, en ese departamento, el 54,3 % está en esta clasificación.

Educación

De acuerdo a proyecciones del INE, el departamento es uno de los que tiene mayor cantidad de personas mayores de 19 años con formación superior, un 31%. Aunque en primer lugar está Cochabamba con 31,6%.

En el departamento cruceño funcionan más de 10 universidades, entre públicas y privadas, y la única escuela universitaria de Teatro, ubicada en el Plan Tres Mil.

Una de las que alberga mayor población estudiantil del país es la Universidad Autónoma Gabriel René Moreno (Uagrm). Para el dirigente universitario de la estatal, Miguel Carrasco la pandemia obligó a reinventarse y esto incluye también a docentes y estudiantes de la estatal cruceña, que en los últimos meses, pese a la cuarentena y la crisis, siguieron la formación con la modalidad de clases virtuales, por lo que este modelo virtual debe continuar.

“Soy un convencido que la educación es la herramienta con la cual un país sale de la pobreza. Tenemos que aplaudir la predisposición de los docentes al realizar curso de capacitación en las distintas plataformas porque gracias a ello la universidad no paralizó sus actividades por completo”, insistió.

Las voces

Poco a poco la economía cruceña se va reactivando con la apertura de más actividades. La alcaldesa interina de la capital cruceña, Angélica Sosa, destacó que el departamento siempre se va a levantar, “va solo”, tiene la fortaleza de su gente y de sus ciudadanos.

Agregó que, como aporte, el municipio cruceño aprobó la Ley Santa Cruz se levanta, para pedir financiamiento a través de organizaciones internacionales” y generar empleo, en este municipio que, en los últimos años maneja la mayor cantidad de Presupuesto Operativo Anual (POA) del departamento y del país, supera los 2.600 millones de bolivianos, a pesar de la crisis.

No se puede hablar de debilidades porque estamos ante una crisis, pero estoy segura que Santa Cruz se levanta entre todos. Desde esa pequeña familia que sale a trabajar para solventarse, desde las instituciones...”, manifestó.

El analista económico, Gabriel Columba indicó que “con orgullo, pero sin soberbia”, Santa Cruz se mantiene como el motor del país y esto es el resultado de un sector empresarial que siempre tuvo una visión de empuje para desarrollarse.

Confío mucho que Santa Cruz seguirá liderando el país, pues ha desarrollado una infraestructura importante en lo agroindustrial, pero principalmente una actitud empresarial pujante, eso vale mucho al momento de enfrentar esta situación”, opinó.

Tras la pandemia, el gerente general del Instituto Boliviano de Comercio Exterior (IBCE), Gary Antonio Rodríguez considera que Santa Cruz va a sufrir un menor deterioro de su economía respecto al resto del país, pues su sistema productivo hace que cada año la tasa de crecimiento del PIB departamental sea superior a la media nacional. En términos absolutos, el PIB de Santa Cruz bordea los 12.000 millones de dólares.

Visión política

El presidente del Comité Pro Santa Cruz, Rómulo Calvo, señaló que la región, al ser un motor económico, siempre tuvo que enfrentar desafíos y en esta coyuntura que afecta al país y al mundo en general, tendrá el más grande: seguir liderando en los próximos cinco años-que serán críticos-la economía y los cambios en otras áreas, como la política, para consolidar la democracia.

“Una Bolivia sin Santa Cruz no puede ser viable. El departamento es el que más aporta al Estado. Ahora es el pilar fundamental de la economía y la producción. Es el cimiento para tener una Bolivia con buena economía y productiva, pero también es la base para que tengamos una Bolivia democrática”, remarcó.

A su vez el gobernador cruceño, Rubén Costas, cree que el departamento no quiere seguir como el tren de carga, “necesitamos, lo amerita, porque ya es tiempo, que conduzcamos esa locomotora”.

El departamento, en los últimos años, está consolidando su potencial agrícola, industrial, forestal, hidrocarburífero, minero, turístico, gastronómico y de servicio.

El presidente de la Federación de Juntas Vecinales (Fejuve), Omar Ribera, remarcó que debido a las fortalezas que hay en Santa Cruz se logró superar la pandemia y lo que queda es reactivar la economía desde lo familiar hasta lo macro, el Estado. “Estamos en la peor crisis de salud y sigue reinando la corrupción en todos los niveles del Estado. Todo está improvisado, en el tema social la gente no sabe que rumbo tomar, al igual que el empresario. El aporte de la ciudadanía, y las próximas elecciones, serán claves”, remarca.

Salud, un pilar

Como nunca antes, los bolivianos y los cruceños entendieron la importancia de contar con un sistema de salud fortalecido, en este sentido uno de los retos es consolidar los logros alcanzados durante la pandemia (la ampliación de más centros y su equipamiento) y un tema pendiente es lograr un presupuesto real del 10% para salud en todos los niveles.

Hasta 2019, antes de la pandemia, los datos no son muy alentadores, en cuanto a camas disponibles en los distintos niveles de atención: en el país hay 21.970 y la mayor cantidad están en Santa Cruz, 6.600. Sin embargo, esta “elevada” cifra no es acorde a la cantidad de población, de acuerdo al Colegio Médico de Santa Cruz.

Además, los datos reflejan que en el departamento hay menos disponibilidad de establecimientos de salud tomando en cuenta la cantidad de población. Después de La Paz, que por cada hospital de tercer nivel tiene 54.811 personas y Potosí con 63.890, está el departamento cruceño con 32.014 habitantes por cada hospital especializado.

El titular de la Federación de Sindicatos de Ramas Médicas de Salud Pública (Fesirmes), Hernán Jiménez remarcó que en el tema de salud se necesita más sostenibilidad económica en recursos humanos, equipamiento e insumos, después de la pandemia.

En este sentido, sostuvo que como sector no abandonarán su lucha por el incremento del presupuesto de la salud en los tres niveles del Estado y que así se mantengan abiertos los establecimientos de salud habilitados estos meses. “Con la experiencia de la pandemia es necesario entender que es vital aumentar el presupuesto para la salud”, sostuvo el dirigente médico.

En las provincias comienzan de a poco la reactivación del turismo en el mes aniversario de Santa Cruz
Al igual que la capital cruceña, las provincias fueron afectadas por la pandemia del coronavirus, por lo que se suspendieron por cerca de seis meses todas las actividades, entre ellas el turismo. Sin embargo, en el mes aniversario cívico del departamento inician la reactivación turística.

Tal es el caso del municipio de Roboré, uno que este año-a diferencia del 2019-no está tan golpeado por los incendios forestales. El alcalde, Iván Quezada remarcó que todos los sitios están mejoraron sus condiciones y están cumpliendo las normativas de bioseguridad para que no exista la posibilidad de un rebrote de coronavirus.

En Roboré hay al menos 13 sitios turísticos entre los que destacan: el balneario municipal El Chorro, Cementerio de Trenes, Estación del Ferrocarril, Calvario y Mirador, Casino Militar y Museo y el parque de Tucabaca. Todos estos sitios están abiertos de lunes a domingo, cada uno con un horario especial.

San José de Chiquitos, otro de los municipios chiquitanos, también se encamina a permitir el ingreso de los visitantes.

Otros municipios que ya se está abriendo de poco a la recepción de turistas es Cotoca, a poco más de 20 kilómetros de la capital cruceña, poco a poco va incrementando la cantidad de visitantes, especialmente feligreses que llegan hasta la Catedral de la Purísima Concepción de la Virgen de Cotoca.

Mientras en la zona norte del departamento, el municipio de Buena Vista ya está promocionando sus sitios atractivos para el retorno de los visitantes.