Escucha esta nota aquí

Ante la proximidad de la festividad de Todos Santos y el Día de los Difuntos, los dolientes comienzan a realizar mejoras en nichos y mausoleos y otros empezaron con los rezos por los que partieron en esta pandemia. Tres personas permanecieron arrodilladas ante la cruz de la plaza de las Almas Pérdidas, en el cementerio Sagrado Corazón de Jesús. Uno de ellos, Fabricio Salas, cuenta que no tiene familiares fallecidos, pero este año decidió ir a pedir por las almas de las víctimas del coronavirus.

Son tantos los muertos este año por la pandemia que quisimos venir a rezar por ellos, ahora que se acerca Todos Santos. Gracias a Dios no tenemos familiares cercanos fallecidos”, remarca Fabricio.

A pocos metros trabajan varios obreros realizando arreglos en nichos y mausoleos. En este cementerio, más conocido como La Cuchilla, hace un mes se comenzó a recibir a dolientes sin restricciones, ya que antes el acceso estuvo prohibido por más de cuatro meses debido a la pandemia de coronavirus.

Con la nueva determinación y por la proximidad de la festividad de Todos Santos, esta semana aumentó la cantidad de fieles para realizar mejoras en las criptas para la visita del 1 y 2 de noviembre. Lo mismo sucede en el cementerio General, aunque en este último hay más personas refaccionando y pintando los mausoleos.

De acuerdo con la Alcaldía, el plazo para realizar trabajos en los 24 cementerios municipales vence el 28 de noviembre, previo pago de la tasa anual de mantenimiento. El 29 y 30 los camposantos cerrarán sus puertas para que la Alcaldía municipal realice la limpieza general.

Mientras tanto, la municipalidad está preparando un protocolo de bioseguridad para evitar aglomeraciones en los camposantos el 1 y 2 de noviembre.

Visitas

Cristina Rosales es de Cochabamba, pero hace años vive en Santa Cruz. El lunes estaba limpiando el mausoleo de su familia en La Cuchilla. Cuenta que volvió luego de varios meses al cementerio, pese a que en otras épocas asistía una vez a la semana para recordar a sus seres queridos.

De igual manera, Virginia Salazar, junto a su esposo e hijos, limpiaban los alrededores de su mausoleo, porque no pudieron ir regularmente todos estos meses de cuarentena. Un familiar asistió al camposanto, debido a que el padre de Virginia falleció en mayo, cuando el confinamiento estuvo estricto.

Como recién falleció nos permitían ingresar al cementerio, pero tuvimos que sacar un permiso. No tuve miedo de venir porque venía con todos los elementos de bioseguridad”, sostuvo Virginia .

Casi al ingreso del cementerio está Apolinar Huarachi limpiando a profundidad el mausoleo de la familia. Comenta que asiste con frecuencia, pero que por algunos meses no pudo hacerlo porque no lo permitían debido a las restricciones por el coronavirus.

“Nosotros cuidamos el mausoleo con frecuencia, pero esta vez por meses no nos dejaron entrar. Ahora ya podremos venir más seguido con todas las medidas de bioseguridad”, señala mientras otro de sus familiares se apura a limpiar todo.

En el cementerio General el lunes casi no había dolientes. Sin embargo, el personal de limpieza de la Alcaldía realizaba el aseo. Incluso un camión y vehículos pequeños realizaban una limpieza general. Además, de otros trabajadores particulares.

Oferta de trabajos

Los trabajadores Rolando Rivero, Alfredo Yucra, Gerson Guzmán tienen cada uno más de una década trabajando en los camposantos en época de Todos Santos.

Aunque en los dos últimos años no les ha ido muy bien. Yucra cuenta que cuando empezó en este oficio, por solo trabajar tres semanas ganaba cerca de 7.000 bolivianos, pero esta cifra disminuyó a menos de la mitad, peor en el último tiempo. En 2019, esta época coincidió con el paro de 21 días en la lucha por la democracia en el país y este año coincidió con la pandemia.

Rivero añade que este año están a diario en la puerta de ingreso desde muy temprano para tratar de conseguir trabajo.

Por la pandemia no permitían ingresar. Recién se está retomando la rutina”, sostuvo.

Los trabajadores casi en coro dicen que consideran que por la realización de las elecciones muchas personas decidieron postergar su visita al cementerio.

El director municipal de Cementerios, Ronald Romero, explicó que las personas que necesitan realizar trabajos en camposantos deben pagar primero su tasa de mantenimiento en la oficina de la Dirección de Cementerios, donde se le extenderá una papeleta para que la pueda presentar en el ingreso de cada camposanto.

Precio de las flores

Según la vendedora Mari Blanca García los precios de los ramos de flores en el ingreso del cementerio La Cuchilla se mantienen. Se los encuentra desde Bs 10.

“Este año no han llegado flores de otros países, pero no van a subir los precios porque hay flores locales”, dice, mientras muestra uno a uno los ramos que tiene.

En esta época las autoridades de la Alcaldía cruceña emiten el listado de los precios máximos en los que se debe ofertar estos productos. Sin embargo, este procedimiento aún no se realizó, pero se estima que será hasta la próxima semana.