Escucha esta nota aquí

Después de la denuncia del despido de más de 90 trabajadores del hospital Óscar Urenda de Montero, el director de este establecimiento de salud, Roberto Soliz, expuso que se aborda una "redistribución" de los recursos humanos que trabajan en el establecimiento que es uno de los principales centros de atención de enfermos de Covid-19 en el municipio montereño.

Los trabajadores denunciaron que tampoco han cobrado sueldos, hay personas que llevan hasta 5 meses sin salario y fueron excluidas pese a que hay pacientes a ala espera de ser atendidos. "Los de Recursos Humanos quedaron en llamarnos, a estas alturas ya es complicado que nos dejen sin una fuente laboral", lamentaron los afectados que instalaron una vigilia como medida de protesta.

Sin embargo, Soliz reconoció que se redujo el personal, pero están a la espera que este pueda ser redistribuido y apuntan a que el Ministerio de Salud tenga la última palabra respecto a las interrogantes de los trabajadores que se declararon en emergencia.

El director del centro de salud expuso que está garantizada la atención a los pacientes, pero los trabajadores afectados afirmaron que la gente que se quedó no tiene la experiencia en el manejo de equipo y atención de pacientes en ciertas áreas.

Soliz expuso que se retiró el personal de áreas no críticas para llevarlo a áreas que son críticas.

EL DEBER también buscó la respuesta de las autoridades nacionales de salud. Al consultar a María Renee Castro, viceministra de Promocion, Vigilancia Epidemiológica y Medicina Tradicional esta sostuvo que eso depende del Viceministerio de Gestión del Sistema Sanitario. Se contactó al titular de este brazo de Salud, Álvaro Terrazas, pero hasta el cierre de esta nota no hubo respuesta.

Los trabajadores continúan en emergencia y esperan la respuesta a sus inquietudes. Hay un total de 99 afectados, según denuncian sus representantes y la situación preocupa tomando en cuenta la amenaza de una posible tercera ola de contagios por Covid-19.

Comentarios