Escucha esta nota aquí

El coordinador Regional de la Defensoría del Pueblo en Puerto Suárez, Carlos Lara Ugarte, aseguró que hará el seguimiento al caso del accidente de tránsito protagonizado por un policía ebrio y que provocó la muerte de tres personas. 

Lorenzo Yopiez, corresponsal

El accidente de tránsito, ocurrido la noche del miércoles, desató el dolor y la ira de los vecinos de Puerto Suárez. Un vehículo conducido por un policía, que estaba en su día de descanso, arrolló a una moto con dos pasajeros y a un transeúnte en la Avenida Mariscal Sucre, zona de Paradero. 

Según la versión de los testigos, el conductor del vehículo era un policía que abandonó el lugar. Esta situación indignó a los vecinos que se dirigieron hasta las instalaciones de Tránsito para exigir justicia y la captura del uniformado. Sin embargo, el dolor enardeció a las personas que procedieron a quemar las instalaciones de la Unidad Operativa de Tránsito del Comando de Frontera Policial, que quedó totalmente destruida.

En representación de la Defensoría del Pueblo en Puerto Suárez, Carlos Lara Ugarte, junto a otros miembros de esta repartición, se constituyeron en el lugar para convocar a la calma de los manifestantes. Según Lara, la ira de los movilizados era incontrolable, tanto que obligó a los  efectivos que se encontraban resguardando el lugar a replegarse.

El fuego amenazó los domicilios particulares colindantes con la oficina de Tránsito, por lo que se gestionó ante la Alcaldía Municipal el apoyo con un camión cisterna para sofocar las llamas. La intervención inmediata de personal municipal junto a los bomberos voluntarios y Guardianes del Pantanal logró sofocar el incendio con prontitud.

Asimismo, se solicitó la presencia de técnicos de la Cooperativa Rural de Electrificación (CRE), quienes procedieron a cortar los cables de alta tensión ante el inminente peligro por la quema que sufrieron.

Lara Ugarte lamenta el deceso de tres personas jóvenes, entre ellas, una pareja de esposos que deja en la orfandad a dos hijas, una de 15 y otra de 5 años de edad


Carlos Ulloa Justiniano falleció al ser embestido por el motorizado.