Escucha esta nota aquí

La movilización de los transportistas en el departamento cruceño se intensificó en las últimas horas. La medida que se lleva adelante con paros y bloqueos. Tiene una 'faceta negra' que afecta principalmente a la gente que debe desplazarse por la ciudad o a las provincias para cumplir con sus labores diarias, así como al aparato productivo cruceño que busca salir a flote en plena segunda ola de contagios por Covid-19.

El sector cooperativizado, el ala radical de los transportistas, es el que lleva adelante el bloqueo de carreteras y avenidas tanto en la ciudad como en las provincias. En el segundo día de bloqueo se intensificaron los piquetes en el área urbana.

Daniel Llanos, dirigente del Sindicato de transporte La Cruceña, que congrega a varias líneas de micros de la zona sur de la ciudad, aseguró que la instrucción es masificar los puntos de bloqueo hasta que concluya la reunión convocada por el Ministerio de Economía en la ciudad de la Paz, la cual está fijada para hoy a las 14:00.

"Se está pinchando llantas a unidades que no están acatando las medidas", admitió el dirigente, a tiempo de señalar que hay comisiones que están tomando las mismas acciones en varios puntos y rotondas de la ciudad.


En la capital cruceña, algunos micros iniciaron la jornada retomando los servicios, pero en el transcurso de la mañana la circulación de micros disminuyó debido al pinchado de llantas y bloqueo de vías, medida que también perjudica a personas particulares que deben llegar, principalmente, a sus fuentes de trabajo.

En un punto de bloqueo instalado en el cuarto anillo y avenida Santos Dumont, un conductor de taxi que circulaba por el lugar lamentó la agresión de los transportistas, pues perjudica a quienes llevan el sustento diario a sus hogares.

Otros puntos de bloqueo se registran en diferentes zonas de la avenida Cristo Redentor (carretera al norte integrado), en el segundo anillo y avenida Brasil, así como en el cuarto anillo y avenida Tres Pasos al Frente.

Bloqueo con llantas y troncos en la capital cruceña/Fotos: Juan Carlos Torrejón

Por su parte, el aparato productivo también se ve afectado. Desde el Instituto Boliviano de Comercio Exterior (IBCE) manifestaron que sectores pierden al menos $us 30 millones por cada día de paro, cuando los problemas se deben resolver hablando y no con la ley del más fuerte.

El gerente de esta entidad, Gary Rodríguez, convocó a los movilizados y al Gobierno a que prime la razón para evitar que los sectores se vean más afectados por esta situación.

Comentarios