Escucha esta nota aquí

Autoridades y funcionarios del Gobierno Municipal de Santa Cruz de la Sierra cerraron, en las últimas horas, al menos 12 rockolas y dos lenocinios que incumplían con la normativa vigente, la cual prohíbe la apertura de bares y boliches, así como el consumo de bebidas en locales donde puedan registrarse aglomeraciones.

El director de Seguridad Ciudadana, Manfredo Borda, explicó que se realizaron operativos en  la avenida Virgen de Luján y en otros barrios de la Pampa de la Isla. 

Borda instó a los propietarios de los locales y a la población a ser conscientes de la situación que atraviesa la capital cruceña, afectada por una segunda ola de contagios de coronavirus.

"Seguimos en una pandemia, es más fuerte este segundo rebrote y por eso pedimos a la población que sea prudente y no vaya a los locales para consumir bebidas", instó Borda.

El incumplimiento a las normas implica sanciones como limpieza de canales y pintado de edificios públicos. Además, el uso de barbijo sigue siendo obligatorio y se pide cumplir con otros protocolos sanitarios para frenar los contagios.

Por otro lado, Alan Ayala, jefe de Control y Fiscalización del Transporte, señaló que el personal de la Secretaría de Movilidad Urbana realizó controles en las principales avenidas y anillos de la ciudad, considerando que la norma municipal solo permite circular de 04:00 a 22:00. 

"Hay poco flujo después de las 22:00, se trabaja de manera conjunta con la Policía dando cierto margen después de las 22:00. Lo que queremos es que la gente entienda que se debe dar cumplimiento al decreto municipal", expresó Ayala.

Hoy, el Gobierno Municipal deberá definir si mantiene o amplía las restricciones para frenar la expansión del virus en la ciudad.

Comentarios