Escucha esta nota aquí

Los jugadores de San José vivieron un verdadero calvario para retornar a Oruro el martes. Para enfrentar a Blooming en el Tahuichi, viajaron en flota a la capital cruceña. Fueron más de veinte horas de travesía, ida y vuelta, para afrontar el partido por la sexta fecha del campeonato de la División Profesional.

El joven equipo que dirige Marco Ferrufino perdió el lunes ante la academia cruceña por 4-0 y sumó así su sexta caída que lo mantiene en el fondo de las posiciones.

Pero la crisis deportiva en el representativo orureño es consecuencia del estado de abandono del club que preside Patricia Flores con apoyo de su esposo Marcelo Soruco, que oficia de vicepresidente, y que al parecer ya no cubrieron los gastos de la presentación frente a Blooming porque el Comité Electoral de la Federación Boliviana de Fútbol la desconoce y habilitó como único candidato a Sebastián Bueno para las elecciones del 15 de mayo.

Los jugadores retornaron a Oruro nuevamente por tierra y tuvieron que pagar  su alimentación durante el largo y fatigoso trayecto.

En la localidad cochabambina de Paratoni hicieron una parada para almorzar este martes. Como no había quien se haga cargo de la cuenta cada jugador debió pagar su consumo.

“Es cierto; tuvimos que gastar de nuestra plata. Cuando lleguemos a Oruro vamos hablar sobre el tema”, dijo a DIEZ Kevin Fernández, capitán del equipo santo.

David Paniagua, secretario general de Futbolistas Agremiados de Bolivia (Fabol) lamentó la dura realidad que viven estos futbolistas y dijo que pudieron ayudarlos si lo pedían.

Este club no puede seguir así, pero lamentablemente la Federación sigue avalando a sus directivos”, sostuvo Paniagua.

Comentarios