Escucha esta nota aquí

El gigante informático que fabrica la consola Xbox, anunció el martes su intención de comprar la empresa estadounidense Activision-Blizzard, que publica Call of Duty y Candy Crush, por casi 69.000 millones de dólares.

La adquisición adoptará la forma de una compra en efectivo de las acciones de Activision a un precio de 95 dólares por acción. Se espera que el acuerdo se cierre en el año fiscal 2023. 

Si se confirma, será la mayor operación del sector de los videojuegos, muy por delante de la compra de Zynga por parte de Take-Two, de 12.700 millones de dólares, anunciada la semana pasada. También es la mayor adquisición realizada por Microsoft, muy por delante de la de LinkedIn por 26.200 millones de dólares en 2016.

"Los videojuegos son la categoría más dinámica y emocionante del entretenimiento en todas las plataformas, y desempeñarán un papel fundamental en el desarrollo de las plataformas metaversos", dijo el jefe del gigante informático, Satya Nadella, en un comunicado.

Porque antes de convertirse en ese mundo paralelo en el que nuestro avatar vivirá en una casa virtual antes de ir a una oficina digital, es efectivamente en el videojuego donde el metaverso debería materializarse primero, comenta nuestro corresponsal en Los Ángeles, Loïc Pialat. Ya existe. World of Warcraft, una de las franquicias más populares de Activision-Blizzard, cuenta con millones de jugadores en el mundo de Azeroth.

A diferencia de la industria del cine, la de los videojuegos se ha beneficiado de la pandemia. Un mercado de 180.000 millones de euros, ya más masivo que Hollywood. Y el crecimiento continúa. Así, con 400 millones de jugadores en 190 países, además de su experiencia en la creación de universos virtuales, el estudio Activision representa un fuerte aliado para Microsoft en la ampliación de sus metaversos.

La apuesta por la nube

Microsoft, que comercializa la consola Xbox desde hace 20 años y posee varios estudios de desarrollo, se convertirá así en el tercer actor del sector de los videojuegos por volumen de negocio, por detrás de la china Tencent y la japonesa Sony, fabricante de la PlayStation.

El grupo ya era un peso pesado en este mercado, el más dinámico del sector del entretenimiento, con 3.000 millones de jugadores en todo el mundo, ya sea en consolas, computadoras o móviles. Pero es sobre todo en los videojuegos en la "nube" (computación a distancia) donde Microsoft tiene inmensas ambiciones.

La compañía anunció el martes que su servicio de suscripción mensual Xbox Game Pass, que se presenta como el "Netflix de los videojuegos" y permite acceder a una amplia biblioteca de títulos desde la propia consola, había superado la barrera de los 25 millones de usuarios. El contenido es, por tanto, extremadamente importante, y con su catálogo de éxitos mundiales como Call of Duty, World of Warcraft y Candy Crush, Activision-Blizzard se está convirtiendo en un activo importante para Microsoft.

El gigante de Redmond, en los suburbios de Seattle, ha ido comprando estudios uno tras otro, dice nuestro corresponsal en Washington Guillaume Naudin. El año pasado fue Bethesda, editora de los exitosos Fallout y Doom, y probablemente aún no haya terminado. 

Las acciones de la empresa francesa Ubisoft se han disparado en la bolsa. Los inversores esperan claramente que sea el próximo objetivo. Porque el sector está en plena concentración. Con este enorme acuerdo, Microsoft se convierte en la tercera empresa del mundo, por detrás de la china Tencent y la japonesa Sony.

Comentarios