Escucha esta nota aquí

Se disputaron apenas cuatro fechas de las treinta programadas, queda mucho por delante en el campeonato de la División Profesional, sin embargo hay material para el análisis en los equipos cruceños que empezaron con suerte diversa.

Royal Pari tiene puntaje perfecto, Guabirá sumó menos de lo que debería, Blooming también, Oriente Petrolero no pudo de visitante y Real Santa Cruz no funcionó dentro ni fuera.

El inmobiliario es líder invicto, empero, tuvo un fixture benévolo en su inicio, con rivales “accesibles“, como Aurora, San José y Real Santa Cruz, coleros en el torneo del año pasado, y el recién ascendido Real Tomayapo.

Ante el merengue mostró dos caras y tuvo que remontar el marcador.

De acá en más le aparecerán en el camino rivales mucho más exigentes y tendrá que demostrar mayores argumentos.

Oriente necesita partidos para consolidar su idea, pero también mayor consistencia defensiva, efectividad y evitar ser ‘Vaca-dependiente’.

Blooming está obligado a encontrarse como equipo y a que el entrenador encuentre el equipo. Los “entra y sale” de varios jugadores no le hacen bien a los futbolistas ni al onceno porque merma la confianza individual y colectiva.

Guabirá, ¿empezó a sentir el trajín y el desgaste, mental y físico, que genera el tener que atender dos competencias a la vez?

Esto pasó casi siempre a los equipos bolivianos. Lo sucedido ante Real Tomayapo es una alerta.

Real Santa Cruz tiene un ataque veloz, pero un equipo lento en sus reacciones, espera demasiado y brinda espacios al rival. Eso le pasó de local. Dejó jugar y le remontaron los partidos.

Así empezaron los cruceños. Tienen que afinar el funcionamiento para contar con posibilidades en este campeonato.

Comentarios