Escucha esta nota aquí

El registro de candidaturas en el MAS fue un verdadero negocio de los responsables de presentar las listas ante los tribunales electorales departamentales. En La Paz, los dirigentes denunciaron a cuatro de sus cabezas regionales a quienes acusan de haber cobrado entre $us 10.000 y 50.000 por registrar nombres que no tienen nada que ver con el masismo.

“Acusaciones siempre han hecho contra nuestros dirigentes o contra nuestros delegados al Órgano Electoral, tal cosa no hay, si comprueban desde luego que nosotros vamos a castigar, sancionar, porque no hay autorización para ningún tipo de cobro. A ningún candidato se puede sacar esa plata, nosotros no hacemos eso, históricamente siempre hemos respetado lo que decida lo orgánico”, dijo el vicepresidente del MAS, Gerardo García, cuando fue consultado sobre los cobros y el registro de clanes familiares como candidatos.

El 28 de diciembre feneció el plazo para el registro de candidaturas en los tribunales electorales departamentales. Días antes, las direcciones provinciales y regionales del departamento enviaron listas de candidatos que fueron propuestos desde las organizaciones de base, esos candidatos nunca fueron inscritos y los cambiaron por otros nombres.

Los clanes

Los dirigentes hicieron llegar las listas de los candidatos a la Asamblea Departamental, el Concejo Municipal de La Paz y también de El Alto. Según estás nóminas la familia Gutiérrez-Butrón nunca fue propuesta por ninguna organización social, pero aparecen como candidatos.

La lista oficial señala que Grover Gutiérrez Sanga es octavo candidato a concejal municipal en La Paz; mientras que su esposa, Karem María Butrón Choque, es décima candidata suplente al Concejo Municipal de El Alto.

“He preguntado ese caso personalmente a Grover Gutiérrez, si es verídico, él me confirma que no es cierto que su mujer estaría yendo de candidata en El Alto. En lo que se refiere a él sí, está yendo de octavo concejal porque ‘me han puesto en mi sector’ me dice, pero lo de su mujer ha descartado totalmente”, dijo García sobre este caso.

El otro caso es el de la familia Fuentes-Monasterios. Según la nómina oficial del MAS, Rolando Antonio Fuentes Huanca fue inscrito como candidato a asambleísta departamental por territorio en la provincia Muñecas de La Paz y su esposa, Virginia Pelagia Monasterios Chui, figura como tercera candidata titular por población a la Asamblea Departamental. Sobre esta familia los denunciantes aseguran que ni siquiera se los conoce dentro el MAS.

El tercer caso dejó pasmados a los dirigentes de El Alto cuando revisaron las listas de candidatos a concejales y asambleístas. Se trata de Rosa Challco Silicuana, que figura como séptima candidata titular del MAS a concejal de El Alto. Esta persona fue candidata a diputada uninominal de El Alto en las fallidas elecciones de 2019 por CC; posteriormente en 2020 participó como candidata a diputada por Juntos (que se retiró de la contienda electoral); ahora, para estos comicios aparece como candidata al municipio de El Alto en el séptimo escaño.

Agobiado, Gerardo García dijo que estas denuncias vienen de candidatos que no fueron tomados en cuenta y que al ser tantos no puede estar vigilando las listas personalmente ya que son miles de nombres que se presentaron en los TED de todo el país. Anunció su llegada esta semana para revisar las listas  presentadas por sus delegados.

Comentarios