Escucha esta nota aquí

El tocado de novia es el accesorio que acompaña al peinado, puede ser una tiara, una peineta, una corona, una diadema o flores. Esas son las joyas que diseñan y elaboran en el taller de Martha Rek, hoy en manos de Gretha Iriarte Rek, abogada y empresaria artesana.

La joven creativa cuenta que agarró las chaquiras y perlas, desde niña: “¡En realidad, desde que nací! Lo que más recuerdo es ayudar a mi mamá. Costurar y bordar, manejar máquinas de coser, alambres, agujas, tijeras, etc., ha sido normal para mí. Por supuesto no faltaron los accidentes, hasta que aprendí. El primer tocado, que hice solita, fue en 2011”.

Ella empezó haciendo lo que le enseñaba su madre, sus abuelas y tías. Luego se animó a crear. “La naturaleza inspira, las creaciones de otros artistas inspiran, la historia inspira y lo que exige el mercado. Gracias a Dios tengo clientes que confían y me retan con sus pedidos”.

Materiales y tendencias

Los materiales para hacer sus creaciones son cristales, chaquiras, misangón, 4to canutillo, canutillo, strass, perlas, alambres, hilos, telas, gomas y creatividad. La mayoría los compra en diferentes bazares y mercados de Santa Cruz. Dentro de esto varían la calidad, el tamaño y el precio.



Respecto a lo que buscan las novias hoy, Gretha afirma que son las coronas. “Pero no a todas les queda bien, por eso aconsejo a la cliente ya que, si ellas se lucen, mi trabajo se luce. Y está de moda el brillo, lo grande y muy cargado”.

¿Qué rol cumple su mamá ahora en la empresa?

“Ella es Martha Rek. Aunque muchas clientes me dicen Martha y eso me enorgullece. Mi mamá está retirada, pero cuando le pican las manos me ayuda. Su creatividad no para, compartimos ideas y siempre busco su consejo”.

Novia: Wanda Callaú/Tocado: Martha Rek

Comentarios