Escucha esta nota aquí

En una conferencia de prensa realizada esta mañana, el ministro de Gobierno Arturo Murillo, informó que no se detuvo al diputado argentino Federico Fagioli, que llegó como veedor de las elecciones nacionales. Aclaró que el parlamentario fue invitado a salir de Bolivia por haber mentido al ingresar al país.

Murillo sostuvo que, en migración, Fagioli declaró que era la primera vez que llegaba al país y venía a hacer turismo.

“Por qué mentir, por qué no dijo que vino como invitado de la señora Eva Copa. No es un observador internacional y no hubo detenidos”, sostuvo el ministro.

Murillo afirmó que, según informes de migración, el legislador ingresó anteriormente al país el 16 de noviembre de 2019, para elaborar un informe sobre los hechos ocurridos después de la renuncia de Evo Morales a la presidencia.

Según Murillo, Fagioli, “hizo un informe falso en el que acusaba a la policía de violar niñas” y por lo tanto no es bienvenido al país.

“El señor Fagioli mintió en Migración. Dijo que no había entrado a Bolivia, y eso es un delito en cualquier parte del mundo”, aseguró.

Aclaró que la policía invitó al legislador a abandonar el país, luego de verificar que mintió al ingresar a Bolivia.

Sin embargo, se le permitió su ingreso luego de una intervención realizada por el presidente de la Tribunal Supremo Electoral, Salvador Romero, y de la OEA.

“Pese a todas estas mentiras recibimos una llamada del señor Salvador Romero, pidiendo que dejemos entrar a este señor”, dijo.

Agregó que el Gobierno garantizará la seguridad de todos los observadores “porque Bolivia es 100% democrático”.

“Todos son bienvenidos, pero no admitimos injerencias. Incluso, a todos los candidatos les ofrecemos seguridad. Esta Policía nacional es de todos”, finalizó.

Por último, dijo que con lo ocurrido la noche del viernes y parte de este sábado, a través de redes sociales se ha desinformado a la población.

En declaraciones a medios argentinos, Fagioli, dijo que “el Gobierno de facto lo intentó secuestrar a bordo de una camioneta que no estaba identificada".

“Además, golpearon a un compañero diplomático que nos estaba cuidando. Quisieron sacarme del país haciéndome firmar una declaración donde decía que yo había cometido delitos de lesa humanidad”, se quejó el diputado.

El altercado con la comitiva argentina incluso generó la reacción del presidente argentino, Alberto Fernández, que denunció que los legisladores fueron maltratados.

El parlamentario Amílcar Barral recordó que Argentina impidió el ingreso a una comisión de legisladores nacionales que llegaron para denunciar al expresidente Evo Morales por diversos delitos que habría cometido.