Escucha esta nota aquí

Serán tres días de audiencias y tres preguntas serán expuestas en la Opinión Consultiva ante la Corte Interamericana de Derechos Humanos (Corte IDH). Hoy se iniciaron las sesiones en el tribunal y el Gobierno de Bolivia introdujo la temática del "fraude electoral" en el debate del plenario. 

Fue el encargado de negocios de la embajada de Bolivia en Costa Rica, William Herrera, quien inició la posición boliviana, pero en La Paz el subprocurador de Defensa y Representación Legal de Estado, Alejandro Roda, introdujo el tema de la manipulación de votos en la elección del año pasado.

Roda explicó que en la Opinión Consultiva se resolverán tres preguntas: ¿Si la reelección presidencial indefinida es un derecho humano? ¿Si hay capacidad de los Estados de limitar o prohibir la reelección presidencial indefinida? y ¿Qué efectos generaría la permanencia de un gobernante a través de la reelección indefinida? Además, el subprocurador resaltó que la reelección indefinida "no es un derecho humano" y que el Movimiento Al Socialismo (MAS) provocó un referendo, "el cual perdió", y también impulsó un pronunciamiento del Tribunal Constitucional Plurinacional (TCP) que avaló la reelección indefinida.

"El sustento que hemos tenido hoy, el que presentó Colombia y el que Bolivia ha reforzado, es que la reelección indefinida no es un derecho humano (…) El fraude no fue orquestado solamente el mes de octubre, en las elecciones de octubre del año pasado, el fraude se vino orquestando hace muchos años atrás. Ellos han utilizado una estructura criminal de poder para perpetuarse en el poder de manera indefinida. El Estado boliviano y los ciudadanos no lo hemos permitido", detalló Roda.

En San José, Costa Rica, Herrera defendió la posición de Colombia, que pidió una consulta para establecer si la reelección presidencial indefinida es un derecho humano. El diplomático dijo que en Bolivia se "vulneró" la Constitución Política del Estado, que establece un mandato y una sola reelección.