Escucha esta nota aquí

Este miércoles, el viceministro de Comercio Exterior e Integración, Benjamín Blanco, informó que la llegada de 200 mil vacunas Sputnik V esperada para este viernes se retrasará “algunos días”, por lo que se prevé que arriben al país la próxima semana. Junto a este anuncio, también se comunicó que la segunda dosis rusa podría ser aplicada hasta en 180 días después de la primera, lo cual fue criticado por el Colegio Médico de Bolivia, que pidió no atentar contra la salud de la población.

Blanco pidió tranquilidad a la población indicando que no se afectará su protección, lo cual respaldó explicando que un estudio realizado en Argentina indica que la primera dosis aplicada de la Sputnik V cuenta con el "78.6% de efectividad para evitar casos de Covid-19, un 84.7% para evitar la muerte y un 87.6% para reducir las hospitalizaciones”.

Por su parte, el embajador de Rusia en Bolivia, Mikhail Ledenev, complementó las declaraciones de Blanco al indicar que “la primera dosis da una buena defensa y previene los casos extremos”, y se la puede comparar con algunas vacunas de una sola aplicación.

Ledenev agregó que, de acuerdo a un comunicado oficial del Fondo Ruso de Inversión, la segunda dosis de Sputnik V puede aplicarse hasta 180 días después de haber recibido la primera, y que tendría la misma efectividad que al usarse después de 90 días, como se venía inmunizando.

“Tenemos la información del Instituto Gamaleya, del Fondo de Inversiones Ruso, que puede llegar a medio año, 180 días, incluso es posible que cuanto más largo el periodo entre la primera y la segunda aplicación, mayor fuerza gana la segunda (dosis)”, explicó Ledenev.

El presidente de Colegio Médico de Bolivia, Luis Larrea, crítico este anuncio diciendo que “nuestro país no puede ser usado como un conejillo de indias”, por lo que responsabilizó al Ministerio de Salud y Deportes, por no realizar las gestiones previas para proveer las segundas dosis, que requiere la población.

Esto es una chacota (...) mañana ya no van ser 180 días (de distancia entre la primera y segunda vacuna), van a ser 200, 300 días. Queremos que muestren una certificación de la OMS (Organización Mundial de la Salud) que diga eso”, reclamó.


Larrea calificó este hecho como un atentado contra la salud de los bolivianos, y pidió juzgar a autoridades de Gobierno que son responsables del retraso de la llegada de las segundas dosis. “Han hecho un juicio a una Gobernación (cruceña) por repartir pruebas vencidas, ahora uno de los parlamentarios debería iniciar otro juicio a la autoridad que causó este mal a la población boliviana”, puntualizó.

Mientras que desde el Servicio Departamental de Salud (Sedes) de Santa Cruz, donde ayer se batió un nuevo récord de vacunas aplicadas (37.733 en un día), informaron que el departamento de Santa Cruz no ha recibido las segundas dosis de vacunas rusas Sputnik V (40.000 dosis faltan) de parte del Ministerio de Salud para cubrir el calendario programado para julio.

Erwin Viruez, director de la institución de salud, dijo que “la falta de previsión de las autoridades nacionales” altera todo el plan de inmunización departamental, cuya consecuencia imposibilitaría el objetivo de la Gobernación, que es lograr la inmunidad de rebaño a corto plazo en toda la población cruceña.

“Los esfuerzos realizados por el sistema del departamento y de los 56 municipios, en pro del cumplimiento de los objetivos del plan de vacunación, que trabaja de lunes a lunes de manera ininterrumpida, se ve afectado de manera significativa por la falta de vacunas,”, agregó.

Alertó que esta situación restaría la credibilidad ante la ciudadanía, ocasionando molestia y preocupación que puede generar hasta denuncias, e incluso llegar a desencadenar el rechazo a la vacunación, situación que impactaría en el cumplimiento de la meta de inmunizar al 95% de la población objetivo en Santa Cruz.

Ampliación del periodo entre la primera y segunda dosis

El gobierno se apoya en un despacho noticioso para defender que la segunda dosis de la Sputnik V puede ser aplicada después de 180 días de la primera. 

El 9 de julio el Fondo Ruso de Inversión Directa informó a una agencia noticiosa que la brecha entre las dos inyecciones de la vacuna contra el coronavirus Sputnik V "se puede extender hasta 180 días y seguirá siendo efectiva".

En este despacho noticioso se citó los ensayos de Gamaleya (laboratorio ruso que produce las Sputnik) que mostraban que las brechas más largas habían asegurado una mejor respuesta inmune, pero no proporcionó más detalles de los ensayos.



Comentarios