Escucha esta nota aquí

Ante la ausencia de vacunas, el Gobierno se da un espaldarazo buscando la comprensión de la ciudadanía y denuncia que la escasez en la dotación de las mismas es un problema regional debido a que 10 países acaparan más del 80% de la demanda global de las dosis que se fabrican en diferentes países, según el explicación del ministro de Salud, Jeyson Auza.

En este sentido, la autoridad pidió a los departamentos hacer uso de las 244.429 dosis que todavía no se inocularon en el país debido a la "crisis de egoísmo" que se presenta a escala global y que la falta de arribo de nuevas dosis no puede ser atribuida al Gobierno nacional.

"En vez de decir que no tenemos la cantidad de vacunas suficientes hacemos un llamado a que usemos las vacunas que tenemos. Acá se trata de identificar al verdadero enemigo, que no está en la oposición ni en el oficialismo. El enemigo que tenemos es el Covid-19. Hago un llamado a la unidad del pueblo para denunciar ante el mundo que los países sudamericanos no podemos ser victimas de este intento de genocidio", apuntó la autoridad.

Sin embargo, Auza reconoció que la cantidad de dosis disponibles no es suficiente, pero precisó que no se puede esperar la llegada de más vacunas pensando en solo trabajar con la vacunación masiva.

Además, expuso que se convocó a las autoridades de salud de otros países para realizar un manifiesto en conjunto y así hacer conocer al mundo la realidad regional, ya que la crisis por la ausencia de vacunas también se refleja en la mayoría de países de Latinoamérica.

Las declaraciones de Auza se dan horas después de que el presidente Luis Arce Catacora también hiciera un llamado para denunciar este escenario regional que dificulta el proceso de vacunación y la aceleración del mismo entre la población.

“Hay una escasez de vacunas en todo el mundo, porque los países ricos están comprando para sí y están dejando a nuestros países más pobres sin vacunas, no están pudiendo llegar las vacunas que están siendo acaparadas por los países desarrollados. Ese es un problema que tenemos que plantearlo desde Bolivia a los países vecinos, decirles que se tome conciencia de este tema que no podemos permitir que en el planeta se cometa una injusticia con nuestros países”, señaló durante un acto desarrollado en el departamento de Tarija.

El mandatario expresó que la escasez de dosis también genera incumplimiento de contratos que se firmaron con las farmacéuticas que producen las dosis contra el coronavirus. “También tenemos derecho a vivir, como lo tiene la población de los países ricos, pero estamos tropezando con los contratos que habíamos firmado con las empresas proveedoras, no se están cumpliendo porque no hay la cantidad de vacunas necesarias”, sostuvo.

Hasta la fecha, Bolivia recibió 700.000 dosis de la vacuna china Sinopharm, 20.000 dosis de la vacuna rusa Sputnik V y 228.000 dosis de AstraZeneca por medio del mecanismo Covax.

Comentarios