Escucha esta nota aquí

Por: Marco A. Curi

A solo tres días de los festejos del Día del Estado Plurinacional, se intensificaron las pugnas internas entre los bloques del Movimiento Al Socialismo (MAS) comandados por el expresidente Evo Morales y el del actual vicepresidente David Choquehuanca. Ayer, Luis Arce llegó a Chapare y se reunió con alcaldes del trópico cochabambino para abordar el tema de la gestión y la coordinación.

Los allegados al segundo mandatario piden frenar las arremetidas del exjefe de Estado y sus acólitos, que insisten al presidente Arce designar un gabinete duro. Desde hace un tiempo ambos bloques desvelan las fricciones internas del partido oficialista.

“El gabinete ministerial tiene que ser político en términos técnicos y administrativos, porque la gestión pública es muy compleja, por tanto, también debe tener esa experiencia y, si como MAS queremos seguir haciendo historia y cambiando la vida de los bolivianos y bolivianas, tenemos que hacer buena gestión y para eso hay que tener un buen equipo”, comentó el diputado Héctor Arce, hombre del ala evista.

Además, el legislador sostuvo que la labor de los ministros debe garantizar la victoria del MAS en 2025 y en ese sentido el mandatario Arce está tomando en cuenta -dijo- las sugerencias de los sectores sociales y será el que tome la última decisión.

Por ello, Arce aseguró que los movimientos sociales coinciden que deben ser cambiados el ministro de Gobierno, Eduardo Del Castillo; de la cartera de Presidencia, María Nela Prada; de Hidrocarburos y Energías, Franklin Molina; de Medio Ambiente y Agua, Juan Santos Cruz; y de Minería, Ramiro Villavicencio.

El diputado descartó que Carlos Romero y Juan Ramón Quintana estén buscando alguna cartera, al cuestionar las declaraciones de otros sectores que dijeron que estas exautoridades no van a entrar ni de “porteros” al Ejecutivo.

Las fricciones en el MAS se agudizaron desde que Morales se reunió con Arce y Choquehuanca en la Casa Grande del Pueblo durante tres días consecutivos, jueves 6, viernes 7 y sábado 8 de enero, donde se abordó la situación del gabinete ministerial.

Una de las fricciones más duras que está evaluando el jefe de Estado es sobre el conflicto generado con el ministro Del Castillo, quien por un lado destituyó al viceministro de Régimen Interior, Nelson Cox, hombre de la línea de Morales, por contratar los servicios de Augusto Villarroel, quien fue vinculado como abogado de la familia de Arturo Murillo.

Un día después, se reveló de que Del Castillo contrató a Andrea Luna, exapoderada de Murillo, situación que no fue perdonada por la Confederación Sindical Única de Trabajadores Campesinos (Csutcb). La dirigencia campesina tildó de “traidor” y “racista” al ministro de Gobierno, por lo que pidieron su renuncia.

Columna Sur, bloque de juventudes del MAS, hizo público el respaldo de 15 sectores afines al MAS al ministro Del Castillo. Las resoluciones piden que la autoridad siga en funciones.

Dardos de ambos lados

Dentro del ala dura de los afines a Evo Morales está la figura de Gerardo García, vicepresidente del MAS, quien dijo que David Choquehuanca “nunca fue dirigente sindical” y que su bloque “morirá ahí”, sin alcanzar mayor proyección, como sucedió con Alejo Véliz y Román Loayza.

La respuesta fue inmediata de Rafael Bautista, intelectual aymara ligado a Choquehuanca, quien en su columna de opinión publicada el 13 de enero, titulada ‘Cuando el MAS se hace menos’, sostiene que se desató una guerra injusta e inútil contra el vicepresidente, que puede provocar la desarticulación del bloque popular.

“El evismo impone su presencia en este nuevo momento y, a la fuerza, insiste en un liderazgo que solo provocará un rechazo creciente”, cuestionó Bautista.

Otra autoridad que criticó a Morales y defiende a Choquehuanca es el viceministro de Coordinación y Gestión Gubernamental, Freddy Bobaryn, quien en un artículo de opinión cuestionó al expresidente por haber forzado una cuarta candidatura.

Ayer, Arce llegó al Chapare para reunirse con los alcaldes del trópico de Cochabamba. El mandatario dialogó con las autoridades locales el tema de gestión y coordinación, según detalló a este medio el senador Leonardo Loza, quien negó que en la cita se haya abordado el tema del gabinete.

“No se tocó el tema del gabinete, para nada. Fue una reunión de coordinación”, aseguró Loza.

Comentarios