Escucha esta nota aquí

Estados Unidos comparte la preocupación de la ONU sobre "el debido proceso" en el juicio de la expresidenta interina de Bolivia Jeanine Áñez, condenada a 10 años de prisión.

"Compartimos las preocupaciones de @UNIndepJudges y @UNHumanRights respecto al debido proceso" en el juicio de Jeanine Áñez, afirmó Brian Nichols, jefe de la diplomacia para América Latina y el Caribe, en un tuit refiriéndose al relator de la ONU sobre la independencia de magistrados y jueces y la oficina de Naciones Unidas para los Derechos Humanos.

Áñez fue condenada a 10 años de prisión por actos inconstitucionales e incumplimiento de deberes al asumir el mando en noviembre de 2019, dos días después de la renuncia del presidente Evo Morales en medio de protestas.

Sobre la exmandataria pesan otros juicios pendientes por supuesta sedición, terrorismo y alzamiento armado, así como por "genocidio".
El Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos (Ocnudh) y la Unión Europea sostienen que el juicio se vio empañado por vicios procesales.

El Movimiento Al Socialismo (MAS) y el actual presidente Luis Arce, estima que Áñez violó normas y perpetró un "golpe de Estado" contra el exmandatario izquierdista (2006-2019).
Según Estados Unidos, el sistema judicial boliviano está politizado.

"Las reformas judiciales recomendadas por la @ONU y #GIEI abordarían la preocupante y persistente politización judicial", añadió Nichols en el tuit, mencionando al Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes creado por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH).

Tanto la ONU como el grupo de expertos pidieron una mayor autonomía del poder judicial y de la Fiscalía.

La exmandataria publicó en su Twitter "el Departamento de Estado de los Estados Unidos de Norteamérica se suma a los pronunciamientos de @UNIndepJudges @UNHumanRights con preocupación por la situación de la expresidenta, respecto al debido proceso y la politización judicial".

Comentarios