Escucha esta nota aquí

Sin vueltas. Los productores de muebles de El Alto se quedaron sin el trabajo de Bs 15,7 millones en sillones y mesas que demandaba la Cámara de Diputados, cuya licitación llegó ayer a la presentación de las propuestas y la apertura de sobres. A los microproductores les prometieron que habrá otras licitaciones que les serán adjudicadas.


Entre junio y julio de este año, la Cámara de Diputados lanzó una decena de licitaciones para la compra de sillas, escritorios, teléfonos y un centro de datos por la suma de Bs 15,7 millones. Las licitaciones contenían exigencias que los microproductores no podían cumplir y demandaron la modificación a lo que las autoridades legislativas no cedieron. El 12 de julio celebraron una reunión “reservada” en la que les explicaron que no sería posible revertir las licitaciones por la premura de tiempo que faltaba para la inauguración del edificio. En esa reunión le dijeron que habría otras licitaciones en las que podrían participar los productores nacionales, pero en esta ya no era posible.


Según los documentos del Sicoes, el detalle del cronograma indica que el 20 de julio se produciría la “presentación de propuestas /ofertas” y la “apertura de sobres” para todos los trabajos encargados.


Ese mismo documento indica que el 27 de este mes se realizará la adjudicación del trabajo a las empresas que hayan calificado. Luego, el 16 de agosto será la “formalización del proceso” y finalmente se prevé que el 15 de septiembre se realice la “entrega definitiva” de los muebles encargados.


Adjudicadas


En el caso de la compra de mesas, la misma fue adjudicada a la empresa unipersonal Guzmán Torrez Alfredo conla suma de Bs 565.900. El precio ofertado por Diputados era de Bs 740.263, según la convocatoria oficial.


Se trata de 160 mesas en total, tres mesas de reuniones para cuatro personas; 41 mesas para seis personas; 10 mesas para ocho personas; una mesa de testera; finalmente 105 mesas plegables para los hemiciclos.


Para esta compra, se presentaron seis empresas importadoras que desplegaron sus documentos para adjudicarse el negocio de más de medio millón de bolivianos.


En el caso del centro de datos, hubo un retraso por una reunión de aclaraciones a los importadores. La Cámara de Diputados puso como precio base la suma de Bs 8.998.188 por todos los equipos tecnológicos. Una de las empresas ofertó el centro en Bs 8.590.000 que se constituye en el mejor precio.


La compra de los teléfonos y los accesos al edificio fueron anulados porque los proponentes no cumplieron algunos requisitos


Productores


Los productores revelaron que en la reunión del 12 de julio les prometieron otras seis licitaciones con reglas para los productores e incluirlos en aquellas licitaciones que se declaren desiertas en estas convocatorias.


Sin embargo, ellos hicieron notar que no existen microproductores de tecnología por tanto, no podrían competir en la compra de equipos que solo se puede hacer a través de importadores.


Los microproductores abogan por que se facilite los contratos por tipo de mueble, es decir que los productores en cuero pueden participar en las licitaciones de los juegos de sofás del Legislativo; mientras que los 'muebleros' lo puede hacer en las mesas, o los de metalmecánica en las sillas. Todo eso se quedó en promesa, están esperando las convocatorias.



    

Comentarios