Escucha esta nota aquí

Wilfredo Cervantes Ortiz fue designado representante del Órgano Ejecutivo ante el Tribunal Electoral Departamental (TED) de Chuquisaca en diciembre de 2019 y hoy presentó su renuncia a la vocalía y a la presidencia de ese cuerpo electoral.


“Presento mi carta de renuncia irrevocable al cargo de presidente del Tribunal Electoral Departamental de Chuquisaca, como también al cargo de vocal”, dijo el abogado que fue nombrado por la expresidenta Jeanine Áñez como su representante ante esta instancia.


La vicepresidenta de este órgano electoral, Ximena Camacho, informó que  deberá asumir la conducción del TED Chuquisaca en tanto y en cuanto el Ejecutivo designe a otro delegado presidencial y recordó que será el mismo mecanismo que asumió el Tribunal Supremo Electoral (TSE) en el caso del exvocal, Salvador Romero.


La renuncia de Cervantes Ortiz es la tercera de los delegados presidenciales ante el Órgano Electoral Plurinacional. El abogado Fernando Arteaga fue designado ante el TED La Paz por Jeanine Áñez, sin embargo, a los pocos meses renunció a ese cargo y se fue a trabajar al TSE. Salvador Romero fue el segundo delegado en dejar el cargo y ahora Wilfredo Cervantes.


“En las próximas horas haré llegar mi carta a las instancias que me designaron, me despido agradeciendo a todo el personal que me apoyó, a mis colegas vocales, a todas las instituciones que acompañaron y fiscalizaron los dos procesos electorales”, resumió Cervantes antes de dejar el cargo.


Actos


Hasta el momento en el resto de los tribunales electorales departamentales no se produjeron más renuncias, el vocal Diego Suárez del TED Pando informó que organizaron la entrega de credenciales de las autoridades electas y que la participación de Cemia Aragón Pachuri fue normal. Aragón fue designada el 12 de diciembre de 2019.


Los designados por Áñez en 2019 fueron Mario Orlando Parada en Santa Cruz, Aida Alarcón en Beni, Cemia Aragón en Pando, Julio Mújica Quispe en Potosí, Nataly Vargas en Tarija, Juan Laura Andrade en Oruro y Ana María Villarroel en Cochabamba.





Comentarios