Escucha esta nota aquí

En los tres días del cierre de la frontera que Bolivia comparte con Brasil, la Policía retuvo a 30 haitianos que ingresaron al país de manera ilegal y los devolvió al país vecino, luego de que el personal médico les realizara pruebas de coronavirus.

Los controles se realizan en los municipios de Guayaramerín, en Beni; Cobija, en Pando y Puerto Quijarro, San Matías y San Ignacio, en Santa Cruz.

El comandante general de la Policía Boliviana, Jhonny Aguilera Montecinos, indicó que se retuvo un bus de transporte público, en la localidad pandina de Porvenir, donde se trasladaban 30 haitianos que ingresaron al país de manera ilegal.

El Servicio Departamental de Salud (Sedes) les practicó pruebas de coronavirus a todos los extranjeros y luego los efectivos policiales, en coordinación con Migración, los trasladaron hasta la frontera con Brasil.

"Se los derivó a la frontera con Brasil porque este fue el último país que visitaron. En Bolivia sólo se encontraban de tránsito", explicó Aguilera, en contacto telefónico con EL DEBER.

El comandante informó que en la capitanía de Puerto Mayor Sócrates, de Guayamerín, un contingente policial coadyuvó con las labores de control con la Fuerzas Armadas desde las 00:00 horas del viernes. En este lugar, las actividades de vacunación se han desarrollado de manera normal y la población ha respetado las restricciones.

Mientras que el tráfico es más fluido en la frontera de Arroyo Concepción, de Puerto Suárez, donde desde las 9:00 hasta las 12:00 horas, las personas aprovechan para cruzar al vecino país a desarrollar distintas actividades.

Durante estas tres horas los vivientes de Puerto Quijarro y Puerto Suárez pueden ingresar a Brasil, de manera regular, siempre y cuando no presenten síntomas de coronavirus. Los pobladores de Corumbá también pueden ingresar a nuestro país, sin muchos requisitos”, informó Franklin Villazón, comandante de la Policía en Puerto Quijarro.

Villazón explicó que, para los viajeros, bolivianos o extranjeros, que pretenden ingresar a nuestro país y no residen en la frontera con Brasil, se les exige su prueba negativa de Covid-19, realizada con un máximo de tres días antes.

“El viernes varios bolivianos se quedaron varados por varias horas sin poder cruzar la frontera, porque desconocían el decreto del Gobierno, pero con apoyo del consulado boliviano en Corumbá entraron al país y fueron aislados”, comentó.

Aguilera comentó también que algunos bolivianos no lograron volver a Puerto Quijarro antes del mediodía, por lo que tienen que quedarse hasta el día siguiente, cuando se habilita la frontera por tres horas, para poder ingresar.

Por su parte, el comandante de la Policía en Puerto Suárez, Fernando Peláez, indicó que este domingo llegaron 10 efectivos de la ciudad de Santa Cruz a apoyar a los 100 que realizan los controles en Arroyo Concepción.

Estos operativos preventivos se realizarán hasta el viernes, haciendo cumplir las medidas de bioseguridad en la frontera, para evitar el contagio y la propagación del virus.

El cierre de fronteras con Brasil, por el lapso de siete días, es una disposición gubernamental ante el aumento de casos y la aparición de la variante P1 del Covid-19 en la Amazonia del vecino país.

Comentarios