Escucha esta nota aquí

El cambio de autoridades municipales y departamentales trajo consigo un cambio en la imagen institucional de esas instancias estatales. Por ejemplo, La Paz pasó de un “unidos vencemos” a “ciudad en movimiento”.

Sucedió lo mismo en las cuentas oficiales de las administraciones locales de Cochabamba, que ahora se identifica con “somos progreso” o Santa Cruz, que se identifica con la consigna “solidario, moderno y participativo”.

“Es la diferencia entre identidad e imagen. Puedes cambiar por fuera lo que quieras: colores, formas, líneas y movimiento. Que ‘se vea bonito’. Pero de nada sirve si por dentro es exactamente lo mismo: Filas en los servicios públicos desde la madrugada, burocracia por doquier y la tradicional ‘guerra política’”, advirtió el especialista en redes sociales Marcelo Durán.

En el caso de la sede de Gobierno, surgieron algunas críticas al diseño que muestra la Alcaldía, por considerarlo muy “básico”, aunque otros usuarios resaltaron los arcos, edificios y el Illimani que figuran en el logotipo.

Una vez posesionadas los nuevos gobernadores y alcaldes, el cambio fue evidente y casi de inmediato en redes sociales, donde se transmitió los juramentos y se removieron las imágenes de los antecesores, tal el caso de Tarija, donde se puso una foto con el mensaje “¡gracias!”.

“¿La pregunta del millón aquí es, cuantito sale cambiar todas esas vainas? ¿Realmente es de prioridad hoy? Sabiendo que se están recortando presupuestos en todo para poder llegar a pagar sueldos y contratos retrasados y la prioridad número 1 ‘vacunas’”, escribió otro usuario.

Similar polémica surgió cuando el Gobierno de Luis Arce adoptó otra imagen institucional, sustituyendo al escudo nacional por la cruz chakana, construida con 24 texturas, colores y símbolos representativos de las regiones del altiplano, los valles, la Amazonia y el Chaco.

Comentarios