Escucha esta nota aquí

Bolivia ha recibido 948.000 dosis de vacunas contra el Covid-19. Con esta cantidad se puede atender a un poco menos de 500.000 personas, lo que equivale a menos del 5% de la población. Aún así, las autoridades nacionales aseguran que se cuenta con vacunas suficientes para proseguir con el plan nacional de vacunación.

El viceministro de Comercio Exterior, Benjamín Blanco, aseguró que en el país “tenemos garantizadas las cantidades de dosis necesarias por parte de los proveedores”, aunque reconoce una demora en la entrega de las mismas. “Hasta mayo esperamos ponernos al día con las entregas”, añade.

Ante la demora en la entrega de vacunas, el Gobierno amplió sus gestiones para adquirir nuevas dosis de inmunización en otros laboratorios. Blanco ratifica las gestiones con todos los laboratorios que producen vacunas contra el Covid-19, incluso con aquellos que no han concretado acuerdos con el país.

Las gestiones más avanzadas para acceder a vacunas se han realizado con el laboratorio ruso Gamaleya. Un nuevo lote  de vacunas Sputnik V llegará en los próximos días a Bolivia, como había adelantado el lunes 5 de abril este medio.

“Después de varias reuniones con Rusia, nos van a enviar un pequeño lote máximo hasta mañana. Estamos esperando un tema de logística”, señaló Blanco. Sin embargo, permanece en reserva la cantidad de dosis, aunque se conoció que corresponden a primeras dosis de la Sputnik V, mientras que las segundas dosis se enviarán en las siguientes semanas

Ayer, Estados Unidos ratificó que Bolivia recibirá 5.2 millones de vacunas de los laboratorios AstraZeneca y Pfizer como parte de la ayuda que ofrece el mecanismo Covax. Bolivia está incluida en la primera fase de distribución de vacunas que encara el mecanismo Covax y que supone la cobertura de inmunización gratuita al 20% de la población.

Para tranquilizar a la población, el viceministro de Comercio Exterior confirma que “tenemos garantizadas las cantidades de dosis necesarias por parte de los proveedores”. De todas maneras, también abre la opción de adquirir nuevas dosis que se producen en otros laboratorios.

Desde la embajada rusa se propuso nuevas opciones de vacunas, como por ejemplo la EpivacCorona, que está siendo utilizada en Rusia y con buenos antecedentes clínicos y científicos; sin embargo, no la están exportando, debido a su uso interno exclusivo.

Hemos estado viendo la vacuna Soberana 02, de Cuba, pero recién están completando la Fase III y, hasta que no sea aprobada y homologada, no podemos adelantarnos a ello. Recién en junio sería una opción, como otras vacunas también”, dijo el viceministro.

La demora en la entrega de las vacunas correspondiente al mecanismo Covax se justifican por la prohibición a las exportaciones de vacunas que rige en India. Blanco recuerda que los laboratorios Serum, que produce la vacuna AstraZeneca, se encuentra en ese país.

Blanco afirma que AstraZeneca ha comprometido 414.000 dosis para mayo, que se suman a las 228.000 recibidas con anterioridad. También espera la llegada de las vacunas de Pfizer, un total de 92.430 dosis, para mayo o junio.

La Cancillería también indicó que hay conversaciones con Covaxin, de la India, pero mientras existan restricciones en las exportaciones de ese país habrá que seguir esperando. “No contábamos con estas medidas, ni los países ni las propias farmacéuticas y esto hace que se retrase la provisión de vacunas en todo el mundo”, dijo Blanco Ferri.

“El mecanismo Covax va a intentar cambiar las dosis por un laboratorio de Corea del Sur. Eso puede demorar el envío a mayo y junio”, advierte Blanco. De todas maneras, la autoridad nacional espera la llegada de las dosis comprometidas por el Gobierno de manera gradual, es decir, por etapas.

En la búsqueda de nuevas vacunas para suplir la demora de los envíos, el viceministro señala la posibilidad de negociar con la vacuna Sinovac Tampoco descartó la compra de inmunizaciones elaboradas en los laboratorios norteamericanos de Johnson & Johnson.

A pesar del retraso en la recepción de las dosis comprometidas tanto con el mecanismo Covax como por la compra directa a proveedores, Blanco no considera que “debiera haber un retraso en el plan de vacunación como tal”. Propone adecuarse y “a medida que vayamos recibiendo más dosis ir ajustando el plan” de inmunización.

Comentarios