Escucha esta nota aquí

Deutsche Welle: Primero BioNTech, ahora Moderna - las primeras empresas están presentando resultados positivos sobre la eficacia de sus vacunas. Usted también está trabajando en una vacuna, pero aún no está lista. ¿Qué pensó cuando la primera compañía, Biontech, presentó su vacuna?

Michael Piontek: Sinceramente, lo primero que pensé fue: qué maravilla, qué buena noticia. En primer lugar, para todos nosotros. Pero también por otra razón. Si este enfoque de BioNTech funciona, entonces el nuestro también. Trabajamos con la misma proteína que proporciona la respuesta inmune, pero producida de forma diferente.

Usted trabaja con células de levadura y han usado esto como base para una vacuna contra la Hepatitis B que ya está lista para el mercado. ¿Cuál podría ser su ventaja sobre la vacuna de Moderna, Biontech y otros?

Ciertamente hay dos ventajas importantes: la primera es la seguridad comprobada, porque ya existen vacunas sobre la misma base de levadura. Así que hay una base de datos muy grande. Se sabe que funciona y no daña a nadie. La segunda es que podemos producir muy, muy barato con esta levadura.

Nuestros licenciatarios y socios disponen de plantas muy grandes, que ahora utilizan para producir la vacuna contra la hepatitis, por ejemplo. Estas plantas pueden ser reorienta y la vacuna Covid podría ser producida de manera muy barata en los mercados emergentes para mercados mucho más grandes. Ese es ciertamente un punto muy importante.

El precio de las vacunas todavía no es realmente transparente, se sabe muy poco al respecto. Los estadounidenses probablemente pagarán un poco menos de 17 dólares por una dosis de BioNTech. ¿Cómo puede ofrecer algo más barato?

Podemos ofrecerla más barata porque sabemos por las vacunas ya desarrolladas, que es posible producir una sola dosis de vacuna por mucho menos de un euro y aún así lograr las ganancias correspondientes. No hay que esperar diez años para recuperar las inversiones.

En el caso de las empresas que cotizan en bolsa, los inversores han puesto hasta ahora una gran cantidad de dinero sobre la mesa y ahora naturalmente quieren su retorno de la inversión. Este no es el caso de nosotros, ya que ya estamos generando beneficios. Podemos pasar los bajos costos de producción directamente al cliente.

Con los precios actuales previstos, la vacuna de BioNTech, Moderna y otros parece ser para el mundo occidental y no para los países en desarrollo y emergentes…

Este es definitivamente el caso y ciertamente no es solo debido al precio. También se debe al hecho de que muchas vacunas de ARN tienen que ser almacenadas y distribuidas a menos 70 grados. Por eso se habla de establecer centros de vacunación en Alemania. No podrá ir al médico y recoger su vacuna de BioNTech. Eso no funcionará. Y si ahora pensamos en la India o África suponiendo que necesitamos mantener cadenas de frio de menos 70 grados: no va a funcionar. Diría que eso no será posible en tres cuartas partes del mundo.

¿En qué etapa se encuentra con su vacuna?

Hemos llegado a producir muestras y ahora vamos a hacer pruebas con animales. Esto es algo que tenemos que hacer por nuestra cuenta. También hemos concedido licencias de nuestra tecnología a dos grandes empresas asiáticas líderes en la producción de vacunas. Ya están estableciendo la producción allí y entrando en el proceso de aprobación y esperamos que la vacuna pueda ser utilizada en la segunda mitad del próximo año.

¿Esto significa que, a diferencia de las grandes empresas farmacéuticas y biotecnológicas, usted ha entregado la costosa fase de desarrollo, es decir, las pruebas en seres humanos, a sus socios?

Exactamente. No estamos en condiciones de hacerlo de otra manera. También significa que nuestro riesgo financiero sigue siendo manejable, afortunadamente. Queremos seguir desempeñando el papel de socio de desarrollo.

Así que usted tiene un riesgo significativamente menor, pero las posibilidades de retorno son ciertamente también menores que con los grandes productores de vacunas...

Por supuesto, la mayor parte de los beneficios serán obtenidos en la India por el fabricante. Pero hay que admitir que ellos invierten mucho más dinero. Se trata de una distribución razonable de riesgos y beneficios. Yo puedo vivir con eso.

Michael Piontek es el director general de Artes Biotechnology. Ha estado trabajando con células de levadura desde sus tiempos de estudio.


Comentarios