Escucha esta nota aquí

En 2019, el fuego sin precedentes que se desató en la selva amazónica de Brasil alarmó a la comunidad internacional. Sin embargo, las consecuencias de la temporada de incendios de este año, que posiblemente se extienda hasta octubre, pueden ser peores. En esta ocasión, la zona ecológica del Pantanal está pagando un alto precio por los siniestros provocados por la acción del hombre. La extensa región se ha convertido en una zona de desastre y está viendo amenazada su rica biodiversidad como nunca antes.

El Pantanal es un lugar paradisiaco, un referente a escala mundial del turismo ecológico, que atrae a miles de visitantes. Por ello, hoy más que nunca, es primordial recordar y señalar por qué es necesario conservarlo, como una forma de generar conciencia respecto a su importancia para la humanidad.

El Pantanal abarca 250.000 km cuadrados en 12 municipios de los estados de Mato Grosso y Mato Grosso do Sul. Sus límites son al norte por las Sierras dos Paracis, Azul y do Roncador; al este, la Sierra de Maracaju; al sur, la Sierra da Bodoquena; y al oeste, los pantanos de Paraguay y Bolivia.

El humedal más grande del mundo es un ecosistema rico en fauna y flora, donde coexisten 400 tipos de peces, 480 reptiles y 300 mamíferos.

El Pantanal boliviano ocupa una superficie de 31.898 km cuadrados. Es un mosaico dinámico, de lagos, lagunas, pantanos, ríos, sabanas inundadas, palmares y bosques cerrados, fuente primordial del río Paraguay.

Único en el mundo

Parte del Pantanal boliviano está protegido dentro del Parque nacional y área natural de manejo integrado Otuquis, cuyo director, Alberto Bazán, resalta que la principal importancia de este ecosistema radica en que es el reservorio de agua más grande Sudamérica, ayuda en el ciclo de la vida, contribuye en la generación en el manejo de cuencas.

“En el Pantanal conviven grandes valores de conservación, tanto de flora como de fauna. Son únicos, por las especies que habitan, entre los que destacan el ciervo de los pantanos, la londra o nutria gigante, el perro salvaje o borochi, el lobito de río, asimismo, más de 80 especies de aves, como tucanes, parabas y garzas, además de anfibios y reptiles. Entre la flora sobresale el caranday o palma verde, como también el alcornoque”, explica Bazán.

El experto señala que son especies que van en concordancia con los efectos de la naturaleza. “Es bien complejo el Pantanal, pero genera vida, es de alto valor ambiental. Afortunadamente, es tan diverso y abundante, que las especies de animales terminan acostumbrándose a vivir con estos cambios, como los periodos de sequía, las inundaciones y los incendios”, asegura Bazán.

Regiones

La zona boliviana del Pantanal es una de las mejor preservadas, con florestas periódicamente inundadas y la mayor concentración de fauna del neotrópico. Está ubicada en el extremo sureste del departamento de Santa Cruz rodeada por el Bosque Seco Chiquitano y el Chaqueño. La conexión entre estas regiones biogeográficas le brinda a la región una diversidad biológica extraordinaria. La estación húmeda se desarrolla de octubre a marzo y la estación seca de abril a septiembre.

Es uno de los lugares que mayor interés despiertan entre los visitantes europeos, que viajan en busca de una tierra completamente diferente.

Se inicia en el municipio de Puerto Suárez (provincia Germán Busch) y se extiende hasta Puerto Busch; es una extensa llanura en la parte superior del río Paraguay. En la zona se ubica la laguna Cáceres, las Serranías del Mutún y El Tacuaral.

Hasta Puerto Suárez se puede llegar desde Santa Cruz de la Sierra (se encuentra a 630 km) por tren, avión o carretera. El municipio está ubicado en el límite sur de la laguna Cáceres y casi al final de la vía férrea a Brasil.

Por su parte, el Pantanal paraguayo se encuentra en la confluencia de los ríos Negro y Paraguay en la frontera con Brasil. La puerta de entrada es la ciudad de Fuerte Olimpo, ubicada a la margen izquierda del río Paraguay. Se llega por vía terrestre, a través de la ruta trans-Chaco y tramos de tierra; por vía fluvial mediante lanchas, barcos y cruceros, y también por vía aérea.

Fuerte Olimpo es una ciudad con diversos atractivos naturales, uno de ellos es el “cerro del medio”, que cuenta con un sendero de 535 escalones y 10 estaciones de interpretación ambiental, que brindan una panorámica del pantanal del Nabileque y la sierra de Bodoquena.

En lo alto de una colina se erige el fuerte Borbón, construido en 1792 por los españoles para defenderse de las incursiones de los bandeirantes. La fortificación de piedra se encuentra en una gran altura, como un balcón sobre el río y la bahía.



1. Atentado. La deforestación de la selva amazónica, que también se ve afectada significativamente por los incendios, los bosques pierden la capacidad de llevar agua a otras regiones.

2. Extenso. De los 250.000 kilómetros cuadrados de extensión que abarca este biosistema (un área equivalente a la del Reino Unido) Brasil tiene 140.000 kilómetros cuadrados. 

3. Vecino. Corumbá es un puerto fluvial en la frontera con Bolivia

El pantanal brasileño está dividido en sub-regiones, debido a su gran diversidad y características naturales propias de cada una. Uno de sus principales recorridos destacados es la Ruta Parque do Pantanal, que incluye 117 kilómetros en carretera de tierra y 87 puentes de madera, que unen Corumbá y Buraco das Piranhas.

Los paseos en automóvil permiten observar innumerables animales salvajes durante el trayecto, como caimanes, capibaras, batos, carcañas, ciervos y anacondas, que están en torno de las ensenadas y de los canales que llevan el agua de los pantanos a los ríos.

En Puerto Manga se puede cruzar el río Miranda para disfrutar, del otro lado, de algunas posadas que ofrecen programas de pesca. Por su extensión, varias ciudades se incluyen dentro de los atractivos turísticos, aportando la dosis indispensable de comodidad y comunicación a los viajeros.

Corumbá (lugar distante, en guaraní), a 435 kilómetros de la capital Campo Grande, es un puerto fluvial localizado sobre el río Paraguay en la frontera con Bolivia y una de las mayores ciudades de Mato Grosso do Sul.

Una de las entradas del lado sur del Pantanal es Aquidauana,un auténtico paraíso poblado por exuberantes especies de fauna y flora que se extienden por una inmensa planicie formada por ensenadas, colinas, cordilleras, terrenos bajos y canales.

Localizada en la Sierra de Piraputanga, las atracciones más visitadas allí son el Museo de Arte del Pantanal Rubens Corrêa, el Parque ecológico de la Lagoa Comprida y Ponte Velha, espacios frecuentes para turistas de todo el mundo.

También está Miranda, considerada como el Portal del Pantanal Sur ya que la gran planicie que se inunda comienza prácticamente dentro de la ciudad; desde la entrada misma, el turista encuentra una flora y fauna típica del pantano. El encuentro de las aguas cristalinas del río Salobra con las turbias del río Miranda, es un atractivo visual imperdible.

Uno de sus atractivos geográficos más importantes es el río San Lorenzo, ubicado en el corazón del pantano, donde se destaca la pesca del dorado con cebo artificial, de julio a noviembre.

Asimismo, de octubre a abril, el río Paraguay, espina dorsal del Pantanal que recibe las aguas de los ríos Miranda, Aquidauana, Taquari y Cuiabá, hace surgir con sus inundaciones enormes lagos y ensenadas.