Escucha esta nota aquí

El tomate es un ingrediente infaltable en la cocina de cualquier familia. Además, es muy versátil y se puede preparar de diversas formas. Una de las maneras más ricas de usarlo es en las recetas italianas. Pero a la hora de comprar la salsa, vemos diferentes nombres en ella. Salsa de tomate, pasta de tomate y puré de tomate, son solo algunos de ellos. ¿Son lo mismo? Aunque no lo creas, no son iguales y cada uno tiene funciones y usos diferentes en la cocina. Te contamos cuáles.

La salsa de tomate es la más comercial de todas. Hecha a base de tomates pelados, cocidos y sin semillas, esta salsa tiene un sabor suave y a menudo contiene otros ingredientes como azúcar, sal, especias o hierbas aromáticas. Viene lista para usar. ´

Por otro lado, el puré de tomate tiene una consistencia muy fina. Tiene un sabor suave pero muy fresco al gusto. No está concentrado y sirve como base para muchas preparaciones. Es como un lienzo en blanco al que se le puede añadir diferentes aromas y sabores.

Finalmente, la pasta de tomate tiene un largo proceso de cocción y está muy concentrada. Esta pasta siempre mantiene su forma cuando se extiende sobre un plato. Se cocina varias veces hasta eliminar todo el líquido y puede servir como base para preparar salsa y puré de tomate.


MÁS INFORMACIÓN

La salsa de tomate es la más comercial de todas. Si bien puede prepararse de manera casera desde casa, partiendo de una base de pasta de tomate, la mayoría elige comprarla directo del supermercado pues ya viene saborizada y lista para usar en cualquier preparación.

El kétchup, una salsa hecha a base de tomate, fue iniciativa del norteamericano Henry Heinz quien creyó que el protagonista del kétchup tenía que ser el tomate, y lo incorporó en 1876 a la salsa existente. Pues si bien existía el kétchup desde antes, este no contenía tomate entre sus ingredientes.

El único tomate apto para preparar una pasta concentrada es el ‘roma’. Se debe esperar a que esté completamente maduro y es importante lavar muy bien la cáscara y colar antes de realizar la cocción final para retirar todas las semillas. Este es un proceso puede durar un par de horas.

Comentarios