Escucha esta nota aquí

William Shatner, astro de Star Trek y uno de los personajes más reconocibles de la ciencia ficción, se convirtió ayer en un viajero espacial de la vida real en la segunda misión tripulada de Blue Origin, que consideró una de las experiencias más profundas de su vida.

“Fue increíble”, dijo el actor canadiense de 90 años, que se emocionó hasta las lágrimas tras pasar 11 minutos en el espacio.

El cohete New Shepard despegó a las 9:49 (14:49 GMT) tras una demora de dos días, elevándose a 106 kilómetros por encima del nivel del mar.

Serie de televisión

Los viajes intergalácticos del Enterprise, la nave de Star Trek comandada por el personaje interpretado por Shatner, estimularon a los estadounidenses a prestar atención a las estrellas mientras la NASA desarrollaba su programa espacial en la década del 1960.

“El Capitán Kirk (...) representa, quizás más que nadie, ‘la última frontera’ para varias generaciones, en Estados Unidos y en todo el mundo”, dijo el guionista e historiador de la serie, Marc Cushman.

Shatner ha dicho que llegó a tener una relación a veces difícil con el fanatismo cultural que generó Star Trek.

La serie tuvo una larga vinculación con la NASA.



Comentarios