Escucha esta nota aquí

Los éxitos y las medallas no son moneda corriente en la historia deportiva de Bolivia, por eso, cada conquista en una competencia internacional es un acto relevante, mucho más si de medallas de oro se trata.

La falta de apoyo gubernamental y estatal en casi todas las disciplinas también le otorga mayor valor, porque las delegaciones que representan al país están integradas por deportistas que realizan grandes sacrificios personales para llegar alguna vez a la cima.

La semana pasada, Bolivia consiguió la medalla de oro número 148 en competencias internacionales, y la segunda en los Juegos Panamericanos, aunque en este caso en la categoría juvenil, para atletas entre los 18 y 21 años.

En total, sumando las de oro, plata y bronce, llega a 986 medallas, desde que se empezó a participar en los Juegos Deportivos Bolivarianos en 1938.

Fue el atleta nacional David Ninavia Mamani quien le dio el martes anterior la presea dorada en la prueba de los 5.000 metros planos en los I Juegos Panamericanos Júnior que se disputan en la ciudad de Cali, Colombia.

Esta es la segunda presea dorada en el historial boliviano de esta competencia. La primera medalla de oro en los Juegos Panamericanos la obtuvo Bolivia en Lima 2019, gracias al equipo del raquetbol integrado por Conrado Moscoso, Kadim Carrasco y Carlos y Roland Keller.

El primero en dar una alegría en los Juegos Panamericanos, fue el cruceño William Arancibia que hizo historia al ganar una medalla de plata en Cuba 1991, en la competencia masculina de taekwondo de 70 kg. Después sería Luis Bolívar, que logró plata en Karate (Kumite) de 80 kg, en Santo Domingo 2003, República Dominicana.

Ninavia se había consagrado hace poco como ganador en la prueba de 5.000 metros, en el Campeonato Sudamericano de Atletismo Sub-20, en la capital peruana, y ratificó sus condiciones en Cali.

El fondista potosino, nacido en Llallagua, también obtuvo la medalla de plata en Colombia, en la prueba de 10.000 metros, pero fue descalificado por utilizar zapatillas de ruta en lugar de las de pista, que tienen la planta más delgada.

El país había obtenido un total de 13 medallas en 17 ediciones de los Panamericanos: 1 de oro, 4 de plata y 8 de bronce. Ahora habrá que adicionarle la lograda por David Ninavia, la presea de plata del tenista Juan Carlos Prado y las de bronce que obtuvieron María Celeste Añez en taekwondo y el karateca Nicolás Barrón (que podría convertirse en plata u oro).

El historial de Bolivia en las competencias internacionales indica que ha logrado 260 medallas en los Juegos Suramericanos (Odesur), de las cuales 35 son de oro, 81 de plata y 144 de bronce.

En los Juegos Suramericanos de la Juventud logró 13 preseas, 3 de oro, 6 de plata y 4 de bronce.

Donde compitió más y obtuvo mayor cantidad de medallas es en los Juegos Deportivos Bolivarianos. De 1938 a la fecha, ganó 108 de oro, 176 de plata y 412 de bronce.

Manuel Alandia fue el primer deportista que consiguió una medalla de oro para Bolivia, sucedió en los Juegos Deportivos Bolivarianos de 1938, celebrados en Bogotá. El atleta nacional se impuso en la competencia de 1.500 metros.

La atleta más importante que ha tenido el país hasta la fecha es Julia Iriarte, que ganó cinco medallas de oro y tres de plata en los Juegos Bolivarianos de Lima 1947/48, en diferentes disciplinas.

Otras destacadas en los Bolivarianos son Niusha Mancilla, ganadora en 800, 1.500 y 3.000 metros, y Giovanna Irusta, con tres medallas, una en marcha de 10 km y dos en 20 km.

El atleta cochabambino Johnny Pérez ganó la medalla de oro en 1.500. 3.000 y 5.000 metros, en los Juegos Odesur 1978, celebrados en Cochabamba.

De tanto en tanto el país recibe una buena noticia porque encontró oro en el deporte. Mucho tienen que ver los fondistas y los raquetbolistas, que son quienes mayores logros alcanzaron para Bolivia

Comentarios