Escucha esta nota aquí

En Tarija se redujo la producción de gas natural estimativamente en un 25% en los últimos años debido a que los megacampos Sábalo y Margarita están en fase de agotamiento natural.

Según reporte oficial de la Gerencia Nacional de Fiscalización de Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB), correspondiente a marzo de este año, la producción total alcanza a 27 millones de metros cúbicos por día (MMm3/d) proveniente de 11 campos en actividad hidrocarburífera.

Sábalo aporta con 12 MMm3/d y Margarita con 11 MMm3/d; en comparación a San Alberto, con 2 MMm3/d; Caigua con 1 MMm3/d y otros ocho campos que registran una baja producción.

“Después del 2014, la producción nacional estaba en 60 MMm3/d; de ese total, Tarija aportaba el 70%; es decir, 40 MMm3/d. Si ahora lo hace con 27 MMm3/d, su producción habría caído un 25%”, afirmó el geólogo y analista, Gustavo Navarro, al interpretar el informe reciente que fue remitido a las anteriores autoridades de la Gobernación.

Navarro atribuye también el descenso a las modificaciones en los contratos y variaciones por imponderables en nominaciones diarias.

La reducción de la producción de gas natural en Tarija es comparable con la baja de ingresos por renta petrolera, entre regalías e Impuesto Directo a los Hidrocarburos (IDH), que tuvo una caída del 80% desde 2014 hasta 2021.

A su vez, el gobernador Óscar Montes hizo desaparecer la secretaría departamental de Hidrocarburos de su gabinete y no posesionó a un profesional en el cargo.

Para el economista y analista, Víctor Hugo Figueroa, por la importancia del sector en la economía departamental, la autoridad debería revisar para darle mayor dinamismo y funcionalidad a esa unidad técnica especializada.

Mientras el geólogo Navarro reafirmó que los actuales megacampos en producción están en la última etapa de producción que, de acuerdo al análisis de curvas de declinación, concluirán dentro de cinco años.

“Si no hay exploración en busca de incrementos o, por lo menos reposición de reservas de gas natural, iremos descendiendo en imagen a escala nacional”, advirtió.

Tarija, que desde 1924 con el pozo Bermejo X2 y décadas después con el megacampo San Alberto en fase de declinación natural, se convirtió en primer productor de hidrocarburos en Bolivia, ahora está en el umbral de perder ese estatus.

Proyectan mejoría leve

Desde el Ministerio de Hidrocarburos mencionan que en la gestión 2019, la producción de gas natural fue 45,3 MMm3/d, pero en 2020 se registró una producción de 43,52 MMm3/d, y para este año se pretende llegar a una producción proyectada de 47,20 MMm3/d. En tanto que YPFB dice que para las actividades de exploración de este año se prevé una inversión de 260 millones de dólares.


Comentarios