Escucha esta nota aquí

Luego de la dura etapa de cuarentena rígida, el sector industrial vuelve a reactivar sus actividades. En los últimos meses, el PIB de la manufactura cayó en 10 puntos porcentuales. Ibo Blazicevic, presidente de la Cámara Nacional de Industrias, espera coordinar con el Gobierno para buscar soluciones.

_¿Cómo está el sector industrial en esta etapa de posconfinamiento?
Venimos muy golpeados por la pandemia. Tenemos números muy bajos. Al igual que el resto del país, estamos preocupados de cómo vamos a salir de la triple crisis (económica, sanitaria y política) que enfrenta Bolivia.

_¿Cuánto cayó la industria boliviana en esta gestión?
El Producto Interno Bruto (PIB) industrial ha descendido al -7,9% en el primer semestre de 2020. El PIB de la industria del 2019 fue del 3,19%. Hemos caído 10 puntos porcentuales, similar al PIB de Bolivia.

_¿Hay sectores que seguirán afectados por más tiempo?

Empezamos a transitar hacia la nueva normalidad. Pero todavía hay actividades que no están funcionando, como la industria del turismo, los restaurantes, la hotelería, en un 100% de su capacidad. Como esas son actividades de servicio conectadas con la industria, hay un impacto en nuestras cadenas de producción.

_¿Pero también la gente tiene menos recursos?
Es verdad que la gente tiene menos ingresos. Como ha crecido el desempleo, hay menos dinero en la economía y eso hace que la gente adquiera menos bienes duraderos, como la manufactura textil, marroquinería, productos de carpintería, etc. Todos esos sectores están atravesando condiciones muy difíciles. Por eso es que queremos hablar nuevamente con el Gobierno para que podamos diseñar un programa de incentivos al consumo de productos nacionales duraderos.

_¿Qué propuestas pueden hacer ante esta coyuntura?
Un ejemplo bueno es Colombia. Se ha establecido un día sin IVA (Impuesto al Valor Agregado). Esa medida ha sido exitosa.

_¿Cómo esperan llegar hasta fin de año?
Creo que vamos a ir mejorando, muy poco a poco. Ya hemos tocado el fondo, que ha sido el confinamiento y la cuarentena rígida. A partir de la apertura comercial, la industria empezará a recuperarse. Pero nos va a tomar bastante tiempo llegar a los niveles que teníamos el año pasado.

_¿Qué es lo que puede frenar el crecimiento que esperan?
Nos sigue preocupando mucho el contrabando. Estamos tratando de hablar con el presidente de la Aduana para mejorar el control de las fronteras. Nos inquieta también que seguimos con un dólar fijo y los países vecinos siguen devaluando sus monedas.

El real de Brasil se ha devaluado en 25%, el peso argentino en 15%, el peso chileno en 8% y el sol peruano en 5%. Tenemos gigantes con monedas devaluadas y muy competitivos y, al mismo tiempo, miles de kilómetros de fronteras. Somos tremendamente permeables. Necesitamos establecer un verdadero mecanismo eficiente de la Aduana para ayudarnos a combatir el contrabando.

_En esta época electoral ustedes hablaron con los candidatos ¿Qué les piden?
Hemos elaborado un cuestionario para los candidatos. Queremos saber si van a mover el tipo de cambio, entender cuál será la política salarial y laboral en el futuro. Esperamos que nos respondan si los nuevos gobernantes van a seguir siendo proteccionistas. 

Buscamos conocer si van a seguir teniendo negociaciones Gobierno-COB (Central Obrera Boliviana) al margen de los empresarios, sin tomar en cuenta la productividad laboral y solamente realizar incrementos como se hizo en los últimos 14 años para hacer política. Nos interesa saber también si van a establecer una nueva Ley de Inversiones.

_¿Y en relación con la política económica externa?
Les hemos dicho que necesitamos convertirnos en un Estado moderno que atraiga inversión extranjera directa. Pero no como se ha hecho en la vida republicana y en la vida plurinacional del Estado, donde solo han buscado la atracción de capitales para desarrollar la industria extractiva. Necesitamos inversiones en la industria manufacturera. Para ello, precisamos generar una ley de inversiones con incentivos.

_¿Qué propuestas tienen para el nuevo Gobierno?
Necesitamos la revisión del sistema impositivo en Bolivia. Tenemos una carga fiscal elevada. También hay que establecer condiciones favorables para que el 70% de informalidad tenga incentivos para formalizarse. Hay que buscar regímenes especiales.