Escucha esta nota aquí

De acuerdo con los datos del Banco Central de Bolivia (BCB) el crédito del Fondo Monetario Internacional (FMI), que devolvió el gobierno de Luis Arce Catacora, tenía una tasa de interés inferior a los préstamos que recibió de la República Popular de China y de otros seis organismos más.

El miércoles, mediante una conferencia de prensa, el BCB informó que realizó la devolución de $us 346,7 millones prestados por el FMI por considerarlo un crédito irregular. Estos recursos fueron gestionados por el gobierno de Jeanine Áñez en abril de 2020, con una tasa anual del 0,9%.

El préstamo generó costos económicos adicionales y millonarios al Estado, que a febrero de 2021 suman $us 24,3 millones, de los cuales $us 19,6 millones son por variación cambiaria y $us 4,7 millones por comisiones e intereses.

Sin embargo, según los datos de la deuda externa del BCB se observa que la tasa de interés de la deuda bilateral con China, que  llega a $us 1.045 millones, es del 2,6% anual, siendo este país el mayor acreedor bilateral de Bolivia.

Por otro lado, los préstamos otorgados por CAF-Banco de Desarrollo de América Latina suman $us 2.599 millones, tienen una tasa del 3,6% en promedio.

En esa línea, por los $us 177,5 millones entregados por el Banco Internacional de Reconstrucción y Fomento (BIRF), uno de los brazos del Banco Mundial, el país paga un interés anual del 3,3%.

Mientras que el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) que prestó $us 3354 millones, cobra al Estado boliviano una tasa del 2,7%. En esa línea, los recursos prestados por Fonplata ($us 285,9 millones) registran una tasa del 3,3%.

Incluso la OPEP que otorgó un crédito por $us 114,4 millones, cobra un interés del 3,4% anual.

Por último, el Banco Europeo de Inversiones, entregó $us  88,6 millones y recibe un interés anual del 1,9%.

El préstamo del FMI fue gestionado durante el Gobierno de la expresidenta, Jeanine Áñez, para atender la emergencia sanitaria que vivía el país por la presencia del coronavirus. 

De hecho, el préstamo buscaba apoyar los gastos médicos derivados de la epidemia provocada por el Covid-19.

El portavoz del FMI, Gerry Rice, señaló en junio pasado que el crédito para apoyar la balanza de pagos de Bolivia era "transparente".

Pero la entonces Asamblea Legislativa, con mayoría parlamentaria del Movimiento Al Socialismo (MAS), rechazó su aprobación al considerar que los recursos llegaban con la condición de que el país devalúe la moneda.

Este argumento fue negado tanto por la exjefe de Estado y sus antiguos colaboradores, que acusaron a la actual administración de rechazar el prestamos por cuestiones ideológicas. Incluso el documento al que tuvo acceso EL DEBER y que figura en la página web del FMI no menciona condiciones para otorgar el crédito.

Es más, el exdirector del BCB, José Gabriel Espinoza, sostuvo que la anulación de la operación genera un grave daño económico a la entidad estatal.

Comentarios