Escucha esta nota aquí

Luego de distintas reuniones entre los productores de soya y el Gobierno para encontrar una salida al conflicto por la banda de precios para la harina de soya destinada al mercado interno, el uso de biotecnología y la liberación de exportaciones, no hubo acuerdo. Por lo que desde este lunes, 22 de febrero, y hasta nuevo aviso, son siete los puntos de bloqueo que ejecutan los soyeros en las carreteras a Beni, Puerto Suárez y Cochabamba.

De acuerdo con Néstor Lovera, corresponsal de EL DEBER, en San Julián los soyeros han salido con sus maquinarias a cerrar el paso. Los puntos de bloqueo están en el puente Paila, así como en Comunidad Pozo del Tigre (Pailón), Cuatro Cañadas, San Julián, El Puente, Okinawa y puente de La Amistad.


Fidel Flores, presidente de la Asociación de Productores de Oleaginosas y Trigo (Anapo), lamentó tener que llegar a estas medidas, pero ratificó que luego de sostener reuniones con las diferentes filiales de productores de soya de Santa Cruz y Beni se determinó realizar el cierre de las vías en las zonas productivas del departamento.

El dirigente precisó que no solo los soyeros realizan la medida de presión ya que el rechazo a la banda de precios para la venta de harina de soya y cupos de abastecimiento impuesto por el Gobierno nacional, la libre exportación y el acceso al uso de biotecnología en soya y maíz, trigo, caña de azúcar y algodón, afecta a otros sectores productivos.

Además, indicó que las propuestas realizadas por el Gobierno no colmaron las expectativas de los productores, debido a que el Ejecutivo insiste con el control de la banda de precios, un aspecto que, a criterio de Flores, no hace otra cosa que distorsionar los costos que la industria oleaginosa paga a los productores primarios.

En rechazo de la medida Néstor Huanca, ministro de Desarrollo Productivo y Economía Plural, sostuvo que eliminar la regulación de costos puede afectar el abastecimiento de alimentos e incrementar el precio de la canasta familiar.

Huanca precisó que la banda de precios determina que la industria oleaginosa pueda vender a precio justo en el mercado interno los subproductos de soya como harina de soya solvente, harina de soya integral y cascarilla de soya que son fuente de proteínas para el sector pecuario.

Aclaró que el procedimiento de ninguna forma influye en el precio de compra de grano de la oleaginosa por la industria a los productores.

 Huanca sostuvo que las opciones presentadas resuelven las demandas planteadas por el sector productor. Sin embargo, lamentó que los productores la rechazaran con argumentos que no tienen sustento técnico.

El ministro instó a los productores de soya a declinar cualquier movilización porque considera que los perjudicados serán ellos y la población que verá disminuir la provisión de alimentos. 

La Federación de Productores Agropecuarios de la Provincia Marbán (Beni) hizo conocer su malestar por la vigencia de la banda de precios y confirmó que se suman al bloqueo indefinido de las carreteras.

También la Asociación de Ganaderos de Pailón hizo saber su apoyo a los soyeros. Mientras que, desde las Organizaciones de Pequeños Productores Agrícolas del Oriente (Odepao) reiteraron que no están de acuerdo con el bloqueo y  van a apostar por el diálogo con las autoridades del Gobierno.




ALGUNAS PRECISIONES

 ¿BANDA DE PRECIOS? Juan Pablo Suárez, vicepresidente del Colegio de Economistas de Santa Cruz, considera que las bandas de precios son controles de precios internos, es decir que un productor de trigo, en caso de que el precio internacional este tan bueno que haga que el precio interno suba ‘más allá del tope máximo’ no podrá vender su producto al precio de mercado, sino que tendrá que resignarse a perder dinero en las ‘buenas épocas’.

 ¿QUÉ HACER? Dejar al mercado “hacer su trabajo” y de cierta manera fomentar a los agricultores para que en un corto plazo haya una mayor producción liberando el uso de la biotecnología.

Comentarios