Escucha esta nota aquí

“Empezamos con pocas dosis, 20.000, pero en siete semanas iniciaríamos con la vacunación masiva, y hasta fines de junio o las primeras dos semanas de agosto alcanzaríamos (la inmunidad de rebaño); siempre de acuerdo a la llegada de los lotes de vacunas”, explicó Max Enríquez Nava, director del Plan Anual de Inmunización (PAI) en Bolivia.

La afirmación fue parte de su exposición del Plan Nacional de Vacunación contra el coronavirus, a convocatoria de la Organización Iberoamericana de Seguridad Social (OISS), que reunió a las autoridades de salud y a responsables de vacunación de siete países.

Según el plan, Bolivia contará con 15.370.962 vacunas que se aplicarán en dos dosis, y que inmunizarán a 7.180.428 personas. Del total de dosis recibidas, habrá un excedente de 505.053.

Según el cronograma de llegada de las vacunas, están previstas 5.200.000 de dosis de Sputnik V en cuatro lotes, el primero ya recibido, de 20.000 unidades. También se planificaron 5.000.000 de AstraZeneca, en cuatro lotes; medio millón de Sinopharm, que estarán en un solo envío. A través del mecanismo Covax, está agendado el arribo de 92.430 Pfizer, todas juntas; 900.000 AstraZeneca, en dos envíos; y 3.678.532 de otras vacunas no especificadas, en dos lotes.

De acuerdo al criterio de priorización del plan nacional, en primer lugar están las personas con alta exposición, como la primera línea y los trabajadores de otros servicios esenciales. En segundo lugar figuran las personas entre 18 y 59 años con enfermedades de base y los adultos mayores. La tercera priorización, menos difundida, abarca a los pueblos originarios, las personas privadas de libertad y los migrantes.

En Santa Cruz se vacunarán más de 50.000 trabajadores de la salud, más de 377.000 personas con enfermedades de base, casi 273.000 adultos mayores, y una población “sana” cercana a 1.300.000.

De acuerdo a los datos expuestos por el director del plan de inmunización, el 38,5% de la población no recibirá la vacuna. Además de los 4.221.347 menores a 18 años, que representan el 36.1% de la población total del país, las mujeres embarazadas tampoco recibirán las vacunas por el momento. Estas representan el 2,4% de la población y suman 275.631 mujeres.

Al remarcar los mecanismos de priorización para identificar a los públicos receptores, Enríquez señaló que el país cuenta con la capacidad de vacunar a 83.500 personas por día, “si se trabaja en los 4.123 establecimientos de salud públicos y los 52 de seguridad privada”. A ellos se sumarán las unidades móviles a cargo de las brigadas médicas.

Para el director del plan de inmunización, esta cifra es alcanzable, ya que supone que cada centro vacune a 20 personas por día; sin embargo, insistió en que la ejecución del plan está supeditada a la llegada de las vacunas comprometidas al país, más o menos en los tiempos previstos.

Medicamentos

“Son momentos importantes dentro del Plan Estratégico de Lucha Contra el Covid-19”, coincidieron las autoridades presentes durante la llegada de casi 20 toneladas de medicamentos para Covid-19, desde la India hasta el aeropuerto Viru Viru, ayer en horas de la mañana.

La compra de los remedios, directamente desde las farmacéuticas, tiene el propósito de luchar contra el encarecimiento, por el monopolio de las importadoras y es resultado del contacto con más de 120 empresas farmacéuticas de 32 países.

“Hemos detectado que en Bolivia y en la región existe un monopolio en la importación de medicamentos que provoca un alza en los precios, entre ocho e incluso nueve veces en relación a los precios de fábrica”, explicó en ministro de Relaciones Exteriores, Rogelio Mayta.

El Ministerio de Relaciones Exteriores gestionó la llegada de cinco fármacos para el tratamiento ambulatorio y de terapia intensiva contra Covid-19, que se distribuirán gratuitamente a los pacientes, a través del Sistema Único de Salud (SUS).

La negociación de importantes volúmenes permitió obtener precios convenientes para el país. Uno de los más ‘celebrados’ fue el Remdesivir, cuyo precio referencial en Bolivia está por los 300 dólares, pero que en las redes sociales puede llegar a 500.

A través de la negociación directa con el fabricante, las autoridades nacionales lograron un precio unitario de 40 dólares. El lote importado es de 30 mil dosis.

Un segundo remedio traído fue Propofol, esencial para los pacientes graves que deben ser intubados. En el país, el precio referencial es de 7,45 dólares por unidad, pero se consiguieron 225.000 dosis, cada una en 1,32 dólares.

Según el titular de la Cancillería, solamente este contrato ha significado un ahorro para el Estado de casi 9,5 millones de dólares, en comparación a los precios referenciales.

Mayta explicó que, después de semanas de intensas negociaciones, se cerraron contratos con las empresas, y que este es el primer avión que viene de Bombay, como parte del contrato suscrito con la empresa india Saimed Pharma, pero que en los próximos días se anunciarán contratos suscritos con empresas de otros países, que permitirán contar con más medicamentos para combatir el coronavirus.

“Hoy tenemos una estrategia integral que está permitiendo que iniciemos la desescalada de casos y superemos la segunda ola, sin restricción de cuarentena. El diagnóstico es una realidad, igual que los medicamentos, la vacuna, y estamos seguros de que con el trabajo coordinado como Estado, vamos a salir adelante”, aseveró el ministro de Salud Jeyzon Auza, presente en el arribo de la carga procedente de India.

Propuestas locales

Los candidatos a alcaldes y gobernadores también elevan la bandera de la pandemia dentro de sus propuestas, para ganar simpatía entre los votantes.

Angélica Sosa habla de la vacunación masiva, mientras que Gary Añez plantea una estrategia preventiva que incluya la detección temprana, pero pidiendo “no politizar el tema de las vacunas”.

Roly Aguilera también abraza la compra de las vacunas, pero agrega el equipamiento de los hospitales, e insiste en exigir ítems de salud al Gobierno nacional.

Johnny Fernández hace su apuesta por tres pilares: pruebas, tratamientos, y diálogo con el poder central, para saber si habrá o no las vacunas, además de los insumos, equipamientos e ítems necesarios para hacer frente a la pandemia de Covid-19.

Por su parte, Adriana Salvatierra, de salir vencedora, comprometió la atención de brigadas a la puerta de la casa, y garantizó farmacias municipales. Además, reconoció la necesidad de la construcción de dos hospitales de segundo nivel y, por supuesto, en consonancia con sus contendores, de las vacunas.

Entre los aspirantes a la Gobernación de Santa Cruz, la pandemia también ocupa un puesto importante en la lista de las propuestas, además, tres de ellos concuerdan en la necesidad de profundización del tema autonómico.

Luis Fernando Camacho también abordó la compra de las vacunas, además de la generación de 70.000 empleos, a través de la inversión en mil obras pequeñas, la recuperación de la autonomía y el camino al federalismo para tener el pacto fiscal. “Que hasta el 24 de septiembre todos los cruceños estemos vacunados”, propuso.

Germaín Caballero dijo que autonomía plena implica tener políticas públicas diferenciadas del centralismo, especialmente una política de salud desconcentrada hacia las 15 provincias y 15 distritos de Santa Cruz de la Sierra. Se comprometió a reactivar la economía, diversificándola, sobre todo desde la minería.

Mario Cronembold dijo que primero es la salud, asegurando el hospital de cuarto nivel, el geriátrico y el nuevo oncológico.

Luis Felipe Dorado sugirió hospitales de tercer nivel en provincias, vacunas y profundización de la autonomía.

Comentarios