Escucha esta nota aquí

Bolivia está bloqueada. Distintas carreteras que unen a los departamentos están cerradas por los manifestantes afines al Movimiento Al Socialismo (MAS) que exigen al Tribunal Supremo Electoral (TSE) que las elecciones generales se mantengan el 6 de septiembre y no así el 18 de octubre. Desde hace poco más de una hora, los dirigentes de la Central Obrera Boliviana (COB) se encuentran en reunión con el presidente del TSE, Salvador Romero.

En Cochabamba, de acuerdo al reporte del Comandante Departamental de la Policía, Javier Mendoza existen 13 puntos de bloqueo en las carreteras que unen a este departamento con Oruro, Chuquisaca y Santa Cruz.

"Hacia el sector del occidente tenemos bloqueos en Parotani, Bombeo y Japocasa. En Valle Alto tenemos otros a partir del kilómetro 4,5 de la avenida Petrolera, kilómetro 12 y Cruce Arbieto. Hacia el sector del oriente hay bloqueos en el Cruce Aguirre, Tablas Monte, El Sillar, Río Vinchuta y Entre Ríos", informó Mendoza, indicando que la Policía está alerta con contingentes para evitar daños a la propiedad pública y privada.

Según Mendoza, la mayor concentración de bloqueadores se registra en la zona del trópico cochabambino y en Parotani.

Denuncia de agresiones en El Alto

El presidente de la Fejuve contestataria de El Alto, Néstor Yujra, denunció a radio Erbol que los dirigentes que rechazan los bloqueos han sufrido secuestro, amedrentamiento y agresiones de los sectores movilizados, quienes pretenden obligarlos a sumarse a las medidas de presión.

Afirmó que, en su caso, los movilizados amenazaron con quemar su domicilio y que sus hijos tuvieron que escapar para no convertirse en víctimas de la violencia. Dijo que lo mismo ocurrió en el conflicto de 2019 y pide a las autoridades que asuman acciones cuanto antes para preservar su seguridad y la de otros vecinos contrarios a los bloqueos.

Denunció también que el martes en el Distrito 7 los manifestantes secuestraron a cuatro presidentes de zona y un ejecutivo, que se negaban a apoyar los bloqueos por privilegiar la vida.

Los cortes en La Paz

Los puntos de bloqueo en la sede de Gobierno se concentran en Senkata (distrito 8); distrito 7 y 14 del camino a Copacabana y Perú; en Palca (zona sur), en el ingreso a La Paz de verduras y hortalizas; además de Unduavi, camino a los Yungas.

En Potosí, mineros de Porco no bloquean

Los mineros de Porco desconocen las determinaciones de la Central Obrera Boliviana (COB ) y aseguran que son un atentado contra este sector que busca reactivar sus actividades, según informa el diario El Potosí.

Uno de los dirigentes que llegó hasta la capital potosina para expresar su rechazo lamentó que sus organizaciones matrices hayan sido contaminadas por intereses políticos.

“Nosotros estamos viendo que el Movimiento Al Socialismo ha corrompido a la Central Obrera Boliviana y a la Federación (de mineros). Lastimosamente están buscando sus apetitos personales”, indicó.

Sobre el bloqueo, dijo que los dirigentes "parecen no tener sangre en la cara", porque hay luto entre los trabajadores tras el fallecimiento en Oruro de un dirigente de la Central Obrera Departamental (COD) por la falta de oxígeno que se registró en el Hospital Obrero.

En Potosí se registra un bloqueo a la altura de Betanzos, en la carretera que une este departamento con Sucre.

Cuarto intermedio en la Bioceánica

En estos momentos, las personas que se encuentran bloqueando a la altura de Tunas, en la carretera bioceánica Santa Cruz - Puerto Suárez han dado un cuarto intermedio al considerar la presencia de menores de edad varados en el camino junto a sus padres.

Los bloqueadores decidieron abrir paso cada cuatro horas para que circulen los motorizados que se encuentran inmovilizados.

Los manifestantes también darán paso libre a las ambulancias, al transporte de medicamentos, oxígeno, alimentos y combustible.

En Santa Rosa de la Roca se mantiene el bloqueo

Campesinos militantes del MAS continúan obstruyendo con árboles, palos y piedras la vía asfaltada que une los pueblos chiquitanos con Santa Cruz de la Sierra.

El bloqueo se encuentra a unos 500 metros de la población de Santa Rosa de la Roca, dejando aislados a los pobladores y provocando que muchos camiones en tránsito a Santa Cruz y Brasil permanezcan varados. Pese al diálogo entre lugareños y bloqueadores, no se logró levantar la medida que derivó en un duro enfrentamiento la noche del lunes con un saldo de más de 10 personas heridas entre hombres y mujeres, además de motocicletas quemadas en la vía.

Vecinos de esta comunidad, en contacto con EL DEBER, piden ayuda a las autoridades de los tres niveles de Gobierno para que pacifiquen la zona y desbloquen la vía, porque no se permiten que ambulancias con enfermos de Covid–19 y otras dolencias se trasladen hasta San Ignacio de Velasco en busca de atención médica.

Los lugareños denuncian que los bloqueadores son gente del Chapare que tienen fines políticos al exigir la realización de las elecciones nacionales en septiembre. También han identificado a militantes del MAS, venidos de la colonia San Martín, un reducto del partido del expresidente Morales, en el norte de San Ignacio de Velasco.

Estamos viviendo momentos de intranquilidad y de zozobra por las constantes amenazas... nuestro pueblo parece sin ley, porque los bloqueadores están armados con piedras y palos y amenazan con entrar. Nosotros estamos resguardando el ingreso, a la altura del surtidor de Santa Rosa, donde empieza el pueblo” dijo Carmelo Zeballos.

El subgobernador de la provincia Velasco, Juan Carlos Toledo, acusó que los bloqueadores son gente pagada y desde Chapare se han desplazado decididos a paralizar el país, causando perjuicios en esta zona tranquila que quiere dinamizar su economía gravemente afectada por la cuarentena dinámica por el Covid–19.

“Hemos hablado con el Comando del Ejército y de la Policía Boliviana para que procedan al desbloqueo de la carretera, pero nos respondieron que todavía no tienen órdenes del Ministerio de Defensa, estamos con las manos atadas”, dijo Toledo al corresponsal Carlos Quinquiví.

La policía no tiene la cantidad necesaria de efectivos para desbloquear la ruta, sitiada por cientos de campesinos del interior del país que cerraron el corredor bioceánico.

El presidente del Comité Cívico San Ignacio, Cristian Méndez dijo que el voto resolutivo expresa la solidaridad de San Ignacio con los pobladores del cantón Santa Rosa de la Roca y comunidades aledañas que el lunes fueron agredidas por personas ajenas al lugar.

"Responsabilizamos a los que organizaron esta medida política por el no ingreso de medicamentos, tubos de oxígeno y otros, así como impedir la circulación de ambulancias, porque atentan contra la vida y la salud de los pobladores de la región", dijo Méndez que exige al Gobierno nacional actuar y hacer cumplir sus competencias.

"El Comité Cívico se declara en estado de alerta y emergencia exigiendo que en 24 horas se levante el bloqueo para el libre tránsito, pues la población de San Ignacio está indignada y advierte con desbloquear la carretera... lo que suceda será total responsabilidad de las autoridades del Gobierno central", dice el voto resolutivo.

Cortes de rutas afectan transporte de insumos médicos

Los cortes de rutas comenzaron a afectar el transporte de insumos médicos. En La Paz, la provisión de oxígeno para uso hospitalario estaba a punto de agotarse.

"Estamos tremendamente angustiados. Estoy en comunicación permanente con los directores de nuestros hospitales municipales y tenemos oxígeno (solo) para horas", dijo el alcalde paceño Luis Revilla.

Por su parte, la ONU hizo "un llamado urgente para permitir la libre circulación de la ayuda humanitaria consistente en insumos médicos, medicamentos y oxígeno, que son esenciales para proteger la salud de la población", según un comunicado divulgado en La Paz.

Además, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) dijo en Twitter que "condena que manifestantes impidan el paso a camiones cisterna de oxígeno y ambulancias necesarios para atender la pandemia" en Bolivia.

El Ministerio de Salud manifestó que desde el martes ha sido interrumpido el transporte de insumos médicos, principalmente de tubos de oxígeno que son claves mantener con vida a pacientes afectados por el coronavirus.