Escucha esta nota aquí

¿Cuándo se debe cambiar el aceite a un auto?, ¿cada cuánto se revisan los frenos? Estas son algunas de las preguntas que se hacen muchos conductores, quienes a veces esperan a que el automóvil falle para recién llevarlo al mecánico.

Las revisiones periódicas del auto deben adaptarse a lo establecido por los fabricantes, quienes suelen incluir dos tipos de referencias complementarias. Así, lo habitual suele ser fijar la primera revisión a los 15.000 kilómetros o al cabo de 12 meses. El momento correcto para llevarlo al taller será, precisamente, cuando se cumpla el primero de estos requisitos.

La segunda revisión suele recomendarse entre los 30.000 y los 35.000 kilómetros recorridos, y se concentra sobre todo en la validación de los sistemas de seguridad activa y pasiva, el líquido anticongelante y una minuciosa supervisión de todos los procesos que ya fueron incluidos en el primer chequeo.

Es decir, el cambio de aceite, la sustitución de los filtros principales, el sistema de escape, las bujías (en los autos de gasolina), las correas de servicio, los discos y las pastillas de freno, los neumáticos, la iluminación y los diferentes niveles de los líquidos. 

La tercera revisión, por su parte, incluye todos estos puntos y se debe realizar en torno a los 60.000 kilómetros. La revisión del líquido de los frenos, los cuales pueden precisar determinados tratamientos, así como la posible sustitución de la correa de distribución son sus principales novedades.

Es recomendable realizar estas revisiones en un taller autorizado, que te provea los servicios adecuados para comprobar que tu vehículo se encuentre en excelente estado.