Escucha esta nota aquí

Insumos, equipos e ítems para la apertura del primer domo para unidades de terapia intensiva en el Hospital Japonés fueron entregados oficialmente este lunes por el Gobierno central a la Gobernación cruceña. Son 30 espacios que se han habilitado en este centro.

Se prevé que desde el jueves este domo empiece a recibir pacientes aunque, por el momento, preocupa la falta de especialistas para el soporte profesional en la atención de los enfermos en fase crítica de coronavirus que se vayan a a recibir. 

El gobernador Rubén Costas comparó esta situación con la que se tiene en el hospital San Juan de Dios donde hay 22 unidades de terapia intensiva, pero solo 12 están funcionando porque no hay la cantidad suficiente de terapeutas para cubrir los turnos. "Es una buena ocasión para que hagamos una convocatoria para tener más médicos", consideró.

Similar criterio tuvo el ministro de Gobierno, Arturo Murillo, que ve con preocupación el hecho de que por más que se tenga todos los equipos y se habiliten los centros para internar a pacientes críticos, si no existe la cantidad suficiente de recursos humanos, no se podrá optimizar los resultados en cuanto a la capacidad de atención de pacientes.

Wilfredo Anzoátegui, presidente del Colegio Médico de Santa Cruz, ha sostenido en diversas oportunidades que se debe apurar la reglamentación de la ley financial para permitir la contratación doble de profesionales, incluso de una misma institución, lo que permitirá suplir la necesidad de contar con especialistas para dar soporte en las UTI.

Capacidad

El domo uno tiene capacidad para 30 camas de terapia intensiva, mientras que  el segundo tendrá para 48. A los equipos que dotó el Gobierno nacional, se sumaron 16 respiradores que fueron prestados por la Udabol.

En entrevista con EL DEBER, Marcelo Ríos, director de Servicio Departamental de Salud (Sedes), indicó que las unidades se abren en base al personal, "si se logra armar un equipo de trabajo, se habilitan seis camas", condicionó.