Escucha esta nota aquí

Las industrias operan al 40% de su capacidad debido a la baja demanda, pero el sector es consciente de que tampoco pueden exigir que haya libertad porque entienden que la crisis sanitaria puede cobrar muchas vidas, dijo Ibo Blazicevic, presidente de la Cámara Nacional de Industrias, luego de reunirse con autoridades de Gobierno.

Los empresarios expusieron al Gobierno las dificultades que tuvieron para salir a trabajar, en especial, los permisos. "Ahora que tenemos un 70% de la industria volviendo a trabajar, se opera a baja capacidad. No superamos más del 40% la capacidad instalada por la baja demanda", afirmó.

La Cámara de Industrias considera que la actividad económica seguirá frenada mientras los ciudadanos de las ciudades capitales salgan mediodía una vez a la semana solo para comprar bienes esenciales y productos de la canasta familiar

El resto, los bienes duraderos, que son muebles, prendas de vestir, marroquinería y todo lo demás, seguirá parado -según Blazicevic- si continúa la cuarentena dinámica y los municipios en riesgo alto. "La única manera de aumentar la actividad es llegar el nivel de riesgo moderado", explicó.

Así, el sector industrial prevé que el retorno a la nueva normalidad es complicado porque no es un tema del Gobierno, sino de una emergencia sanitaria. 

El mundo transita hacia una recesión económica y Bolivia no será la excepción, varias aerolíneas se han declarado en quiebra y se tendrá muchas empresas en el mundo que van a presentar dificultades y la CNI agrega que el desempleo aumentará sustantivamente.