Escucha esta nota aquí

El incremento de casos de coronavirus y, consecuentemente, de pacientes graves, ha puesto en serios aprietos al sistema de salud público, que está al límite de su capacidad de atención en unidades de terapia intensiva, según el sector médico.

Para atender la primera fase de la pandemia, la Gobernación cruceña instaló 37 camas, con respiradores convencionales, en los hospitales centinela Pampa de la Isla y El Remanso y otros del tercer nivel, pero anoche se supo que ya habían 35 pacientes conectados a respiradores, lo que según la versión de los médicos está a punto de copar los espacios en el sector público.

Los datos de la Gobernación muestran que en una semana se duplicó la necesidad de internación de pacientes con asistencia respiratoria mecánica. El 16 de mayo se reportaban 29 pacientes graves, de los cuales 17 estaban conectados a respiradores; mientras que este jueves 21 se informaba que el número de pacientes graves llegó a los 38, de los cuales 35 estaban con ventiladores mecánicos.

Un médico que trabaja en el hospital Japonés, que atiende pacientes con coronavirus, confirmó -bajo reserva de su identidad- que las seis unidades de terapia intensiva de la sala Covid-19 se encuentran llenas, al igual que las cinco camas de la sala de reanimación, mientras que el área de aislamiento para pacientes sospechosos tiene solo dos camas libres, de las seis habilitadas.

 “La situación es crítica en nuestro hospital. Las seis camas de terapia intensiva de la sala exclusiva para pacientes de Covid-19, que está en el primer piso, se encuentran totalmente llenas.  La sala de aislamiento para pacientes sospechosos solo dispone de dos espacios y la sala de reanimación de Covid-19 tiene todos sus espacios copados”, insistió el médico.  A esto se suma, las bajas por contagios entre personal, al grado que los nuevos contratos no dan abasto para cubrir los "huecos" que quedan. “Tenemos cuatro médicos residentes en estado moderado, tres  asintomáticos y un colega en terapia intensiva. Estamos totalmente preocupados, están contratando personal, pero no abastecen porque otros médicos están enfermando y las camas están llenas”, manifestó el galeno.

La situación en el hospital de referencia de la Pampa de la Isla es igual de preocupante, según la versión de otro médico que fue contactado por EL DEBER, solo quedan dos espacios en el área de terapia intensiva, donde se instalaron 20 camas.

El presidente del Colegio Médico, Wilfredo Anzoátegui, aseguró que la misma información se ha recibido de los centros hospitalarios que asisten a pacientes con Covid-19, la cual ha sido trasladado a las mesas de trabajo que se han instalado en dicho ente para aportar en la construcción de la segunda fase del plan de contingencia, en que se debe pensar en la habilitación urgente de más camas.

“Son como 35 unidades en los hospitales centinela, además del San Juan de Dios y Japonés. La información que tenemos es que está todo lleno, no hay espacio, por eso que es que hemos convocado a las autoridades de la Gobernación y de la Alcaldía para ver qué soluciones tienenEs urgente, muy urgente, la habilitación de más camas”, reparó Anzoátegui, al agregar que hay predisposición de las autoridades locales para trabajar en el reforzamiento de los servicios de terapia intensiva.

El secretario de Gobierno, Vladimir Peña, informó anoche que hay 37 respiradores instalados en el sistema de salud público, cuyo funcionamiento estaba contemplado para una primera fase de la pandemia, pero que, ahora se necesita de otros 125 equipos para los hospitales. Precisamente, en ese  informe Peña deslizó que habían 38 personas en terapia intensiva, de las cuales 35 estaban con respiración artificial.

No obstante, Peña aseguró que 15, de los 125 equipos convencionales que fueron comprometidos por el Gobierno, ya están en Santa Cruz y se espera que hasta el martes ya estén funcionando.

"De esos (125) nos han llegado 15, hace unos días, y nuestros técnicos están verificando para instalarlos. Esperamos que hasta el martes puedan estar al servicio de la ciudadanía, mientras se espera los restantes 110 que comprometió el Gobierno".

Con respecto a los 30 respiradores de emergencia que llegaron la semana pasada, estos no podrán ser utilizados mientras no haya una actualización de softwareno se sepa “cuál es la utilidad verdadera de esos respiradores. Estarán ahí (depositados)”, dijo Peña.

EL DEBER buscó hoy un pronunciamiento de las autoridades de la Gobernación sobre las unidades de terapia intensiva, pero hasta esta publicación eso no fue posible.