Escucha esta nota aquí

Se encuentra en los cinco continentes del mundo, acompaña al hombre desde tiempos prehistóricos y es una de las plantas más comunes, de fácil cultivo y bonitas. La belleza y diversidad de sus hojas alargadas ha hecho que los jardineros y diseñadores de interiores denominen al helecho como el príncipe de las plantas.

Se estima que hay 12.000 clases de helechos que crecen en lugares cálidos y húmedos en todo el mundo. La jardinería los ha adoptado y los ha acondicionado a sus diseños, para convertirle en importantes piezas no solo de decoración, sino de aireación para el interior de las casas.

La mayoría de estas plantas no pasan los dos metros de altura, sin embargo, los helechos arborescentes pueden llegar a los 15 metros y forman verdaderos bosques.

Existen helechos terrestres y otros que crecen sobre los árboles, en sus ramas, pero todos en zonas húmedas y cálidas. Se estima que una de estas plantas en un jardín puede pasar los 100 años, si es cuidado como su naturaleza lo pide.

¿Cómo cuidar estas plantas?

El diseñador de jardines, el cruceño Álex Barba, explica que estas plantas necesitan humedad y evitar directamente los rayos del sol. Deben estar en la sombra o semisombra, pero con bastante luz o claridad. Requieren el riego con agua todos los días o día por medio, mejor si para ello se usa un rociador, para imitar la lluvia.

Los helechos deben estar en macetas o piso con tierra suelta, jamas apelmada, para que el agua fluya, no se estanque en ninguna parte y sus raíces puedan crecer sin dificultad. 

Esta planta crece rápido y se adapta a los lugares en los que se la coloca, siempre que tenga humedad y luz. Sus hojas se desarrollan de tal manera que algunas veces es bueno colgarlas del techo, de una viga o de estructuras que se construyen especialmente para ornamentación y así se le deja espacio para que se expandan.

Si el helecho está adentro de la casa, se deben abrir puertas y ventanas cuando sean regados con agua para que se aireen y para que entre la luz natural, explica Álex Barba. Un lugar donde crece muy bien es en los baños, por la humedad que allí hay. Jamás debe ser colocado cerca de la calefacción o aire acondicionado, pues estos aparatos resecan el ambiente.

Sus hojas duran bastante tiempo, pero cuando se secan hay que retirarlas, cuidando de no dañar a las otras. Como toda planta pueden enfermarse. Si ello sucede, hay que cortarlas con una tijera desinfectada, para evitar que contagie otras parte del helecho.

Ahora que se tiene más tiempo, porque el encierro de la cuarentena así lo exige, anímese a cultivar helechos en su casa. Si ya los tiene dele más atención, échele agua, retire las hojas secas y si es necesario cambie las macetas de lugar.

Los helechos son hermosos, alegran y airean la casa y cultivarlos es una buena forma de pasar el tiempo en época de confinamiento por el coronavirus.