Escucha esta nota aquí

Carlos Lampe ahora tiene más tiempo para estar con la familia, pero no descuida los entrenamientos virtuales con Always Ready y la selección nacional. Le saca provecho a toda esta etapa de encierro en casa por la cuarentena. Incluso para hacer el curso para entrenador, profesión de la que se graduará a fin de año.

El arquero cruceño fue entrevistado el miércoles por el programa argentino “Con Boca a todas partes” que dirige el periodista Horacio Moschetto.

En la oportunidad, el arquero del equipo que representa a EL Alto (La Paz) contó que empezó a estudiar para DT el 2015 cuando estuvo en el club Huachipato de Chile y ahora hace el segundo y último año de manera virtual.

 “Cuando saque el título de entrenador quiero hacer también cursos de gerencia deportiva o de coaching (entrenamiento ejecutivo). El fútbol cambia demasiado a medida que pasa el tiempo. Por ejemplo cambian los métodos de trabajo y también aparecen sistemas tecnológicos que debemos aprender a utilizarlos para estar actualizados”, dijo el golero de 33 años, que por ahora se entretiene en casa  con su hija Martina, de dos años, que nació en Argentina, cuando le tocó estar en Boca Juniors.

Lampe confesó que su deseo de dirigir en el futuro le nació cuando defendió los colores de Huachipato, cuyo entrenador de ese momento destacó su capacidad de liderazgo y su formación.

 “Quizás tenga el talento por la chance que te da el puesto que ocupo en el fútbol, pero admito que me veo dirigiendo en el futuro. Además, no me imagino estar desligado del fútbol cuando me retire. Mi pasión es este deporte. Es lo que sé y lo que puedo enseñar”, sostuvo.

¿A qué entrenadores famosos sigue? Le consultaron y respondió que le gusta las lecciones que ofrece el español Josep Guardiola cuando dirige sus equipos al igual que la orientación del portugués José Mourinho cuando se refiere a la periodización táctica.

“Me gusta mucho la presión intensa en el juego, me gusta asfixiar al rival y aplicar la presión post pérdida del balón. Me gusta  tener muchas variantes para salir jugando, aunque depende mucho del rival al que se enfrente para aplicar estas forma de juego”, dijo.

Boca Juniors

El tema central de la entrevista de Moschetto fue hablar del pasado de Lampe en Boca y de lo que le dejó al arquero esta experiencia en su corta estadía en el equipo xeneize (tres meses) más allá de que no pudo debutar.

Lampe recordó que llegó a Boca el 2018 tras la lesión de Esteban Andrada, que era el titular en el equipo, que se aprestaba a jugar partidos decisivos por Copa Libertadores, y solo quedaba en el plantel Agustín Rossi.

“Todo fue muy rápido. Estaba en Chile y las noticias hablaban que Boca negociaba con otros arqueros. Se dio en un día prácticamente mi llegada al club. Lo disfruté al máximo.  La hinchada es lo más grande que tiene el club. Me hubiera gustado jugar al menos un ratito. Es la deuda pendiente. Fue lo único triste que pasé, aunque dolió también la derrota de Madrid. Me hubiera gustado jugar, pero sabía que solo fui para la Copa Libertadores. No podía hacerlo en la liga local”, sostuvo.

Pero Lampe no descarta volver a Boca o a un club de Argentina. Considera que su condición de ser ahora ciudadano argentino (acogió esta nacionalidad por su papá, Carlos) le ayuda para no ocupar un cupo de extranjero.

Moschetto le explicó que puede darse su retorno al cuadro auriazul porque se habla de una posible transferencia al exterior de Andrada y Rossi (está cedido a Lanús), lo que daría lugar a que sea una opción, dada la buena impresión que dejó en el hincha por los partidos que vio con la selección nacional.

“Es difícil saberlo, sobre todo en esta época. Seguro que Boca saldrá a buscar arquero si venden a Rossi y Andrada. Hay que esperar para ver lo que pasa. Siempre le deseo lo mejor al club. Veremos qué es lo que pasa”, dijo.

Always y la selección

Lampe también se refirió al momento que vive con su club, Always Ready, y la selección.  Dijo que entrena por las tardes una hora y media con los ‘millonarios’ y con la selección mantiene charlas con el entrenador César Farías, quien les habla sobre el nuevo proceso y de cómo se debería jugar en los próximos partidos.

“Vamos  ser una selección bien peligrosa para todos los rivales. Nos estamos preparando para eso, ya que el objetivo no es solo lograr los 27 puntos de local sino para tratar de sumar siete puntos de visitantes”, sostuvo el arquero cruceño, quien considera que es una ventaja para el grupo desarrollar este plan de trabajo porque la mayoría juega en el país o están en América y eso les ayuda a que se conozcan mejor como compañeros, cosa que puede ser diferente con otras selecciones cuyos jugadores están en Europa y por la diferencia de horario no lo pueden hacer.

“En las charlas se tocan temas técnicos, tácticos y hasta sicológicos. Además, podemos contar con los preparadores físicos que dan pautas de trabajo para diferentes horarios del día. Hay variantes para realizar”, confesó Lampe que debutó el 2010 con la selección y que en el 2016 asumió la titularidad, justamente en un partido ante Argentina, en Córdoba.