Escucha esta nota aquí

El embajador de la Unión Europea, León de la Torre, informó esta mañana a EL DEBER que junto con las embajadas europeas coordinan con la Cancilleria boliviana la realización de varios vuelos para devolver a más de mil europeos a sus países y que en esos mismos retornen ciudadanos bolivianos.

"Hay un mecanismo de la Unión Europea de coordinación y co-financiación de estos vuelos. Efectivamente estamos en contacto, especialmente con la Cancillería, para gestionar los permisos necesarios para que salgan los vuelos pese a la situación de cuarentena. Se abrió la posibilidad de que en el trayecto de ida pueda llevar a ciudadanos europeos a sus respectivos países", explicó.

Esta posibilidad alcanza a todos los ciudadanos europeos que quieran salir de Bolivia, "especialmente a turistas, calculamos que son más de mil, así que serán necesarios varios vuelos y hay que comprar un boleto que intentamos sea lo más accesible posible", manifestó.

De la Torre animó a "todos los ciudadanos europeos a que estén en contacto con sus respectivas embajadas. La coordinación con la Cancillería es muy fluida y yo creo que antes de finalizar la semana ya tendremos algunos vuelos", acotó.

Además, manifestó que seguirán organizándolos mientras haya demanda, "se debe tomar en cuenta que en el mundo hay cientos de miles de europeos. En Perú, Brasil, el Caribe. Por eso hay estas operaciones de repatriación en todo el mundo", dijo.

Los vuelos saldrán desde La Paz o Santa Cruz. La UE hizo gestiones para obtener los permisos necesarios para que esas personas sean movilizadas desde distintos puntos del país para que puedan acceder a los aeropuertos de El Alto y Viru Viru.

Las compañías Boa y Amaszonas realizarán los traslados desde La Paz a Santa Cruz, desde donde saldrán los aviones que cruzarán el Atlántico. Según el embajador aún se analiza la posibilidad de tomar en cuenta a Cochabamba. "Todo dependerá de la capacidad logística que tengamos", dijo. El diplomático aseveró que está abierta la reciprocidad, es decir, que en el viaje de vuelta los aviones puedan repatriar a los bolivianos que están en Europa y quieran retornar a su país.

El director de Migración, Marcel Rivas, confirmó que se hacen las gestiones para la salida de los europeos, pero admitió no tener datos sobre el retorno de bolivianos.

Ayuda

La UE es una de las zonas más afectadas por el coronavirus. "Tomamos muchas medidas de carácter interno para controlarlo. Invertimos mucho para mantener activo y darle un impulso al sector productivo que está parado, así como hemos invertido en investigación, ciencia y tecnología para hallar la vacuna y la cura del coronavirus", dijo.

Al mismo tiempo, la UE consideró que no puede dejar de lado su compromiso global como actor político de primer orden, "estamos siempre en coordinación con los líderes del mundo para ver qué podemos hacer. "Apoyamos al mismo tiempo a nuestros socios de cooperación en la medida de lo posible. A veces no tanto con material, porque ahora mismo hay una demanda global que no puede ser satisfecha, pero sí con fondos".

De hecho, en los próximos días se entregará nuevos fondos para Bolivia, con un monto que asciende a 5 millones de euros. En temas de salud, la UE contribuye al país en un fondo junto a Naciones Unidas, con más de 20 millones de dólares para luchar contra enfermedades contagiosas y se puede aplicar al coronavirus. Hay también otros dos proyectos de salud bilaterales por 1,5 millones de dólares "que pueden también ser utilizados por el país para la lucha contra esta pandemia".

Bolivia consiguió recursos de distintos fondos, pero una pandemia como el coronavirus "sobrepasa la capacidad sanitaria de cualquier país. No hay instalaciones sanitarias previstas en cualquier país, sin importar la renta per cápita o su inversión en salud, es muy difícil hacerle frente", sostuvo.

Los hospitales han sido rebasados, en Europa se instalaron centros de campaña, con miles de camas plegables. El coronavirus rebasó cualquier previsión y material como barbijos, unidades de terapia intensiva y material de bioseguridad que están agotados en el mercado internacional.

Ante eso, el embajador destacó que cada país reacciona como puede. Resaltó que muchas industrias se han readaptado. Industrias textiles que cambiaron la producción de ropa por la de barbijos", ejemplificó.

"Cada país debe tomar previsiones. Italia y España son naciones de renta muy alta y enorme población de personas mayores, el índice de expectativa de vida sobrepasa los 85 años. Por eso el nivel de víctimas es tan alta, porque hay una población vulnerable más alta", dijo.

Finalmente, el embajador recomendó a la población a que cumpla fielmente con el confinamiento y los cuidados de prevención para evitar consecuencias en esta fase "todavía inicial. Que los ciudadanos sean responsables como lo estamos siendo y así podremos superar la crisis de la forma más eficaz posible", manifestó.