Escucha esta nota aquí

Parece como si fuera ayer que se juntaba con sus amiguitos en las calles Ballivián o 24 de Septiembre para pringarse de pintura y mojarse a globazos. Esperaba con ansias esos días para ponerse su casaca y participar del corso infantil con los Piratitas.

El espíritu carnavalero de María Laura Marcos se formó desde niña gracias a su papá, Pedro Marcos (socio de la comparsa Piratas), que carnavalea desde 1979.

Pasó del Carnaval de calle al de garaje; saltó seis años en una agrupación. Desde niña le decían que tenía que ser la reina del comparsa de su padre, pero nunca pensó que ese momento llegaría y creía que se la “pasaba mejor” formando parte del público.

Ahora que recibió el nombramiento de los Piratas, reconoce que “tener la corona hace que la fiesta grande sea aún más divertida e inolvidable”.

María Laura fue coronada el 8 de febrero en el X Festival de la Cerveza y participó de la pasarela más larga de Bolivia: el Boulevard Carnaval. Aunque no es modelo -solo una vez desfiló para una marca de ropa- tiene todo para serlo. Es simpática, alegre y posee una linda silueta y unos ojos verdes con los que hechizará a los carnavaleros.

Este reinado se lo dedicará a su abuelo, un carnavalero de corazón que partió al cielo el año pasado. Él aportó para que su amor por la música de banda creciera bastante. “Mi ‘papi’ Herlan siempre festejaba sus cumpleaños con banda y le encantaba el Carnaval de calle”, recuerda.

Como amante del Carnaval de calle le parece muy acertado que en los últimos años se lo esté fomentando más en la ciudad. “Hay comparsas de jóvenes que, antes de ir a su garaje, pasean por el centro”, explica. La joven, de 29 años, cree que en el Carnaval de las calles hay más ‘libertad’ para compartir con la gente.

Muy activa

Esta pirata de corazón ama a los aviones desde la primera vez que se subió a uno cuando era niña. En 2016 se especializó para ser tripulante de cabina en Cochabamba. Actualmente se desempeña en el área comercial de Luxor con la marca Porsche. Durante los fines de semana estudia Ingeniería Comercial y cumple una apretada agenda carnavalera.

Los dueños del tesoro

La comparsa Piratas se fundó en 1976 y actualmente alberga a 40 parejas. Se presentará en el corso con carro y su alegoría será tradicional.

Durante los tres días de mojazón caminarán por las calles del centro al ritmo de la banda y luego se concentrarán en su sede ubicada al frente de la plazuela Calleja. Ella brincará a la par de los carnavaleros entregándose al baile. “Divertirse sin excesos es posible”, finaliza.

Pirata carnavalera. Para la sesión de fotos con EL DEBER usó un traje diseñado por Galo Sánchez y el arreglo personal fue de Pippo Galarza (Foto: Reynaldo Soliz)