Escucha esta nota aquí

Durante la última semana, diferentes legisladores del Movimiento Al Socialismo (MAS) denunciaron ser víctimas de acoso político, hostigamiento e incluso amedrentamientos de sus mismos colegas, considerados el ala “radical” del partido liderado por Evo Morales. Algunos parlamentarios creen que estas acciones “debilitan” a ese movimiento y afirman que está atravesando una “crisis”.

El diputado Édgar Montaño, reconoció las disputas entre afines al MAS. Adelantó que se reunirá con la bancada para exhortar a la “pacificación” a fin de seguir fortaleciendo el partido con miras a las elecciones de 2020.

Por su parte, el senador del MAS, Efraín Chambi, descartó que haya división en la bancada de ese partido y afirmó que se sienten fortalecidos.

La diputada opositora de UD, Lourdes Millares, señaló que “hay una fractura evidente en el MAS”.

Dijo que en los últimos días son varias las denuncias que se han interpuesto entre parlamentarios de la misma sigla. “Eso sucede por los radicales del MAS. Tenemos el caso de la diputada Clery Vargas que ha denunciado violencia política, está el de la senadora Eva Copa contra la senadora Adriana Salvatierra, está última quiere seguir manejando las decisiones en el Senado para beneficiar a la cúpula del MAS”, añadió.

Otro caso es el de la diputada Concepción Ortiz, del MAS, quien aseguró que al interior de su bancada existe una “rosca” y manipulación en el trabajo legislativo. En específico, acusó a su colega Sonia Brito.

Ortiz había denunciado que existían “roscas” en la bancada del MAS y que no buscaban consensos con sus colegas.