Entre entrevistas, restaurantes de lujo, comodidad y seguridad extrema, así pasa el expresidente Evo Morales, sus primeros días en México, país que le brindó asilo político tras abandonar Bolivia en medio de una crisis por manifestaciones tras sospechas y luego confirmación -a través de un informe de la OEA- de un fraude electoral ocurrido en los comicios del 20 de octubre en donde su partido, el MAS, resultó ganador.

La prensa mexicana le ha dado micrófono abierto y Morales lo ha aprovechado para difundir el mensaje de que, supuestamente, fue blanco de un golpe de Estado, algo que desde el nuevo Gobierno de Jeanine Áñez -que asumió el mando transitorio en Bolivia- niega y apunta a que el movimiento fue generado por la ciudadanía, por un descontento tras sentir que se les había "robado su voto".

Al margen de ello, se ha revelado que el líder cocalero cuenta con 14 guardaespaldas y que parte de este personal se hizo cargo de la seguridad del exmandatario de México, Enrique Peña Nieto.

Los medios de comunicación del país gobernado por Andrés Manuel López Obrador (AMLO) también señalan que Morales se transporta en autos blindados.

Sobre el monto de dinero para su manutención, el diputado federal Sergio Ascencio del PAN (originario de Guanajuato), le dijo al programa de TV Consecuencias que el expresidente de Bolivia recibirá una manutención que supera los 187.000 pesos (alrededor de 9.350 dólares).

Ascencio también indicó que el Gobierno mexicano tiene lista la residencia para Morales y que está en San Miguel de Allende, una ciudad que se encuentra a una altitud de 1.910 metros y está situada a 274 kilómetros de la Ciudad de México y a 97 kilómetros de la ciudad de Guanajuato.

El dato económico brindado por Ascencio coincide con las declaraciones del diputado Mario Delgado y del senador Alejandro Armenta, realizadas al diario El Heraldo, de que cada uno de los 256 diputados y 60 senadores que tiene la agrupación Morena (partido político que llevó a Andrés Manuel López Obrador al poder), así como de los 34 del Partido del Trabajo y de los 24 del Partido Encuentro Social, aportará 500 pesos para el asilado.

El pasado jueves, el expresidente boliviano fue visto al salir de un exclusivo restaurante en la colonia La Roma, en Ciudad de México, llamado Brick. Estaba en compañía del canciller de México, Marcelo Ebrard, y del asesor en Comunicación de AMLO, Óscar Argüelles.

#15Nov Usuario en redes sociales viralizaron un video en el que se observa a Evo Morales saliendo de un presunto lujoso restaurante ubicado en Ciudad de México, en compañía de un grupo de escoltas. Video cortesía. pic.twitter.com/0ueLmjYxEh— VPItv (@VPITV) November 15, 2019